Los contagios por coronavirus en Baleares en los últimos días “son casos puntuales no asociados entre ellos”, ha destacado el portavoz del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz.

El especialista ha explicado que la curva de fallecidos en residencias de ancianos “se ha aplanado, está a un nivel muy plano” y que los casos activos “se alejan cada vez más de los casos curados”, de manera que los curados empiezan a ser predominantes en las residencias, ha detallado en la rueda de prensa para actualizar la evolución del coronavirus en Baleares.

“Tenemos unos 4 o 5 casos diarios desde la semana pasada, son un goteo, son casos puntuales no asociados entre ellos”, ha dicho Arranz, que ha indicado que los esfuerzos de dirigen a la detección de posibles brotes o agrupaciones de casos que puedan poner en alerta a los servicios sanitarios, pero por el momento en Baleares no se ha detectado “ningún brote de este tipo”, con el sistema de rastreo de contactos en marcha desde hace dos semanas.

Baleares tiene 209 casos activos este jueves, acumula 224 fallecidos desde el principio de la pandemia y 2.063 contagiados.

En su opinión, la situación revela que la transmisión es baja de forma general y los casos están controlados. “Estamos en un buen punto”, ha afirmado.

Ha explicado que desde que se hacen pruebas de detección PCR en Atención Primaria, desde el 11 de mayo, se han llevado a cabo cerca de 900 pruebas, se han detectado 113 casos positivos y se está haciendo seguimiento a 431 personas en todo Baleares como contactos estrechos de esos contagiados.

Arranz ha puntualizado que 7 casos de los 113 se habrían descubierto en el estudio de contactos.

Ha incidido en la importancia de que esos contactos estrechos, con los que Atención Primaria contacta por teléfono para informarles y luego mantiene el contacto diario telefónico, cumplan la cuarentena de 14 días de aislamiento y las medidas sanitarias para evitar la transmisión.

Sobre el por qué se siguen produciendo en Baleares esos pocos contagios diarios, Arranz ha dicho que precisamente lo más importante es cumplir esos 14 días de aislamiento.

Ha puesto como ejemplos que, quien está infectado, puede empezar a contagiar dos días antes de empezar a tener síntomas si hace vida normal y sin medidas; también se da la posibilidad de que alguien contagie porque no dé importancia a unos síntomas leves y haga vida normal. “Hay una ventana de contagio importante”, ha dicho.

Se añade que, cuando se detecta a un contagiado, las otras personas que ha estado en contado aún tienen 14 días para desarrollar la enfermedad. “Con cada suma de 14 días en 14 días nos plantamos en dos o tres meses con muy pocas personas afectadas pero conectadas entre si y que es difícil de seguir, sobre todo durante el confinamiento en que no se rastreaban contactos”, ha añadido.

Esta incidencia “ahora ha de ir disminuyendo” porque sí se están rastreando los contactos e intentando que mantengan la cuarentena y recomendaciones. “El trabajo de ahora es importante para evitar que dentro de dos meses tengamos casos”, ha explicado.

Acerca de la petición del Govern al Gobierno de que todo el archipiélago pase a fase 3 a partir del próximo lunes y sobre lo que deberá decidir el Ministerio de Sanidad, Arranz ha asegurado: “Podemos ser optimistas en el sentido de poder cambiar de fase y desde el punto de vista técnico estar preparados para lo que viniera si hubiera cambio de fase, teniendo en cuenta que es algo que siempre supone más movilidad y más riesgo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.