El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha avisado al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, de que “está a punto de sentarse en el banquillo, acusado de obstrucción a la justicia y revelación de secretos”.

Así lo ha asegurado durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, haciendo alusión caso ‘Tándem’ en el que se investigan las actividades presuntamente delictivas del comisario jubilado José Manuel Villarejo, y en el que Iglesias dejó el lunes de ser considerado perjudicado en la pieza separada ‘Dina’, al entender que se desconoce cuanto tiempo retuvo en su poder la tarjeta SD del móvil que sustrajeron a su asesora.

En esta pieza se investiga el robo del móvil de su exasesora Dina Bousselham en 2015 y la publicación posterior en diversos medios de datos contenidos en el dispositivo.

Esta decisión de que Iglesias ya no sea perjudicado, y por tanto no pueda ejercer acusación particular, llega después de que la fiscalía anticorrupción lo pidiera la semana pasada, días después de la declaración de la que fuera asesora de Iglesias. En esta pieza número 10 de ‘Tándem’ se investiga el destino del contenido del móvil que le fue sustraído a Bousselham y que pasó, entre otros, por manos del comisario jubilado ahora en prisión.

“Qué ironía. Con lo bien que se le daba acusar al PP en el pasado, y está a punto de sentarse en el banquillo, acusado por obstrucción a la justicia y revelación de secretos”, ha afirmado García Egea en el Pleno del Congreso.

Asimismo, el ‘número dos’ del PP le ha acusado de “engañar a la gente que peor lo está pasando”. “Propone derogar la reforma laboral del PP, que creó 3 millones de empleos. En el tiempo que es vicepresidente, se han destruido un millón. ¿A quién hay que derogar, a la reforma laboral, o a usted?”, ha preguntado.

En su turno de réplica, el vicepresidente segundo no ha hecho referencia al caso ‘Tándem’. Iglesias se ha centrado en acusar al PP de llamar a la “insubordinación” de la Guardia Civil, después de que García Egea haya comparado la dimisión del director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil, el general asturiano Laurentino Ceña, con una anécdota protagonizada hace más de cien años por el fundador de la Guardia Civil, el duque de Ahumada, que “se negó a cumplir una orden injusta del General Narváez”, cuando éste era presidente del Gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.