Agentes de la Policía Nacional, en colaboración la Policía Local de Palma, detuvieron el pasado martes a un joven de 20 años tras hallar una plantación de marihuana con capacidad para más de 550 plantas que distribuía a Son Banya y acabó desmantelada.

El arresto se produjo en el marco de la amplia investigación llevada a cabo por efectivos del Grupo II de la UDYCO con la colaboración de la Policía Local. Las pesquisas se iniciaron tras tener conocimiento del suministro de marihuana al poblado y su distribución en varios puntos de venta de un conocido clan.

Según las primeras indagaciones, la distribución se realizaba desde dos plantaciones, una de ellas en una finca ubicada en la Part Forana. Para poder constatar las informaciones recibidas, se realizaron gestiones que llevaron a la práctica de varios registros en dos fincas diferentes.

En uno de los registros se constató la existencia de una plantación de marihuana con capacidad para más de 550 plantas. El cultivo estaba organizado de forma cíclica, con plantas en todas las fases de crecimiento. Esto aseguraría una producción constante y eliminaba la posibilidad de desabastecimiento.

Efectuada la entrada con el apoyo de unidades de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), los agentes de la UDYCO registraron el interior. Una vez dentro, comprobaron una estructura en la que se localizó una plantación. Asimismo, constataron cómo la misma estaba dividida por una pared de doble fondo para simular que se cultivaba menor cantidad de la real.

Hallazgo de más de 250 plantas de marihuana para llevar hasta Son Banya

En el primer habitáculo se localizaron 125 plantas en fase de recolecta y en el segundo, otras 125 de las mismas características así como otras en su fase incipiente. Finalmente, se intervinieron 30 kilos de sustancia herbácea, al parecer marihuana.

Cabe señalar, además, cómo en el terreno de uno de los inmuebles se localizó un área de grandes dimensiones destinado a la cría de gallos de diferentes tamaños y otras especies de aves. Se dio cuenta de este hecho al Seprona de Guardia Civil.

Del mismo modo, los agentes descubrieron un cargador de arma automática. También 250 gramos de polvo de una sustancia pulverulenta de color blanco pendiente de analizar.

La actuación policial se ha saldado así con la detención del presunto responsable de la plantación de marihuana por un delito contra la salud pública. Asimismo, con la intervención de las más de 250 plantas en estado de recolecta y de los 30 kilos hallados de esta sustancia. Finalmente, se procedió al desmantelamiento de la sofisticada instalación, que habría permitido una producción permanente de marihuana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.