El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha acusado este miércoles al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, de “amedrentar” a los españoles críticos con la gestión del Gobierno y se ha señalado a sí mismo como uno de los ciudadanos que animan e instigan esas protestas. “¿Qué me va a hacer?”, ha desafiado.

En su segunda intervención en el debate en el Congreso para la prórroga del estado de alarma, Abascal ha elogiado las protestas que se están sucediendo durante los últimos días en las calles de muchas ciudades españolas contra el Gobierno y el comportamiento “ejemplar” de los ciudadanos que participan en ellas.

Frente a ellos, ha acusado a Marlaska de “sobrepasar” todos los límites, primero monitorizando a los críticos en redes sociales y ahora ordenando a la Policía que identifique a los instigadores de las caceroladas contra el Ejecutivo.

“Aquí un español que también está animando e instigando esas protestas, ¿qué va a hacer?, ¿va a perseguir a quienes de forma responsable y cívica está ejerciendo su derecho a la protesta?”, ha preguntado denunciando que desde el Ministerio del Interior se haya ordenado la identificación de personas que pasean con banderas de España o “alcaldes socialistas” estén cerrando plazas donde se ejercen esas protestas.

También ha señalado directamente a Marlaska como el responsable de la prohibición en las cuatro provincias de Cataluña de la manifestación convocada por Vox este sábado, mientras que el veto en Castilla y León lo ha atribuido a su consejera de Sanidad, de Ciudadanos. En este sentido, ha preguntado por qué los ciudadanos de Castilla-La Mancha, por ejemplo, sí podrán salir en sus coches a manifestarse contra el Gobierno y no lo podrán hacer catalanes o castellano y leoneses, a la vez que se “permiten” concentraciones en apoyo a etarras en Navarra.

También ha criticado que Interior haya enviado guardias civiles a proteger las viviendas de ministros de posibles escraches y sin embargo el mundo rural no cuente con la protección de las fuerzas de seguridad. Y ha aprovechado este punto para acusar al vicepresidente Pablo Iglesias de animar protestas frente a domicilios de líderes de la oposición y alentar que “pandillas antifascistas” acudan a “asustar a la gente” que se manifiesta contra el Gobierno.

En su intervención, Abascal ha vuelto a centrar en Iglesias gran parte de sus críticas y le ha acusado de “propagar odio” entre la ciudadanía, pese a contar con una renta que “triplica” la media del barrio de Salamanca de Madrid, centro de las movilizaciones contra el Gobierno.

GOBIERNO DE AMPLIO ESPECTRO

En este contexto, ha exigido al Ejecutivo que asuma su responsabilidad por su gestión “criminal” que “ha costado la vida a millones de españoles” y ha recomendado a los miembros del Consejo de Ministros que no desprecien las acciones judiciales de Vox. “También se reía (Oriol) Junqueras de las denuncias de Vox”, ha advertido en referencia al líder de ERC que ahora está en prisión.

Abascal ha vuelto a pedir la dimisión del Gobierno para la formación de un Ejecutivo “de amplio espectro” que sea “creíble para España y para los europeos”.

Además, ha defendido que Vox “no tiene pasado” porque fue fundado en 2014 pero sí lo tiene el PSOE: “un golpe de estado contra la República en 1934 y un pucherazo electoral en 1936”, además de “un pasado manchado de cal viva” como ha recordado que dijo el propio Pablo Iglesias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.