Ábalos no espera que aplaudan al Gobierno pero tampoco desea que le abucheen
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha comparecido este lunes ante la comisión correspondiente del Congreso. EFE

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha señalado este lunes que no espera que los ciudadanos aplaudan la actuación del Gobierno ante la crisis sanitaria del COVID-19, pero tampoco desea que la abucheen.

Para Ábalos, los aplausos a los sanitarios todos los días a las ocho de la tarde son “un justo eco de su esfuerzo y de la solidaridad de los españoles”, pues bien “no espero que los ciudadanos nos aplaudan, obviamente, como tampoco deseo que nos abucheen”, ha dicho en su comparecencia ante la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso, a petición propia y del PP, Vox y Ciudadanos.

Lo que sí espera Ábalos, según ha indicado, es que, entre todos, cada uno desde su responsabilidad, unos gobernando, los otros fiscalizando la acción del Gobierno y presentando cuantas propuestas alternativas que crean convenientes, “seamos capaces al menos de demostrar a la nación que buscamos soluciones, que vamos a superar la pandemia, y que vamos a superar esta crisis, sí o sí, sin dejar a nadie atrás”.

La búsqueda de una vacuna y de tratamientos más eficaces corresponde a los investigadores y a los sanitarios y “su diligencia, su sacrificio y su entrega se han convertido en un elemento de cohesión social, que produce y motiva sentimientos de empatía, solidaridad y fortaleza frente a la adversidad”, ha apuntado.

En su opinión, así como la comunidad científica y médica “rearma moralmente” a los españoles, los políticos y representantes públicos deben estar también “a la altura del momento” y tomar ejemplo de su esfuerzo, de su cooperación y de su trabajo como una sola persona.

A su juicio, la pandemia “no puede tener como efectos secundarios la desconfianza permanente respecto de la eficacia de las decisiones adoptadas, un pesimismo general respecto del porvenir de la nación, ni la descohesión social como consecuencia de un agravamiento de las desigualdades”.

“Todos tenemos la obligación de rearmar la esperanza y de trasladar la confianza en que acertaremos, sí o sí acertaremos, porque cuando no seamos capaces de acertar, entre todos, corregiremos lo que sea necesario para acabar acertando”, ha remarcado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.