Son Banya cierra sus puertas frente al coronavirus

Son Banya ha cerrado sus puertas frente al COVID-19. Y así lo han hecho saber sus residentes. Con un visible cartel instalado en el acceso a esta barriada de Palma, los vecinos han decidido “reforzar” las restricciones del estado de alarma decretando su propio mandato: “prohibido el paso a toda persona ajena al poblado. Coronavirus“.

Y es que, desde que el pasado 14 de marzo el Gobierno central confinase a los ciudadanos en sus viviendas para amortiguar la propagación de la pandemia, son diversas las actas por desobediencia que el cuerpo ha levantado a varios ciudadanos por aproximarse a Son Banya en busca de su botín de droga.

Varias unidades de la Policía Nacional -las de Prevención y Reacción (UPR), los Grupos Operativos de Respuesta (GOR), los ‘zetas’ y el equipo de motos- han reforzado, como en otras zonas de Palma, sus controles en la entrada del poblado chabolista.

Sin embargo, las limitaciones establecidas por el Decreto que regula el estado de alarma, a las que se han ido sumando ampliaciones y modificaciones, no han amedrentado a algunos ciudadanos que han decidido saltarse las restricciones para acercarse al poblado.

Uno de los sorprendidos en Son Banya pese a las restricciones por el coronavirus

Uno de los casos se produjo el pasado 22 de marzo, cuando los agentes sorprendieron en Son Banya a un ciudadano ataviado con el uniforme de su empresa. Preguntado por su presencia a la entrada del poblado, explicó que acababa de salir del trabajo. La coartada no convenció a los efectivos policiales, quienes comprobaron que el hombre mentía y le levantaron un acta administrativa por desobediencia.

El poblado de Son Banya, considerado el principal foco de venta de droga en Mallorca, no es el único punto en el que la Policía Nacional ha detectado la presencia de presuntos narcotraficantes y consumidores durante el confinamiento.

No en vano, el incremento de los controles en el poblado les ha llevado a acudir a otras zonas de Palma, en especial La Soledat, Son Gotleu y Camp Redó, para continuar con la distribución y el menudeo, y a recurrir a otras estrategias, como la venta de droga a domicilio.

10 Comentarios

  1. Los politoxicómanos sueltos y con el mono me dan más miedo que el coronavirus. Que los pongan todos juntos y no los dejen salir durante la cuarentena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.