Muere un águila de Bonelli en Mallorca tras una disputa con otra hembra

Una disputa territorial entre dos hembras de águila Bonelli se saldó el pasado mes de febrero con la muerte de Dalía, una de las contendientes.

Tal y como explica la Fundació Natura Park, Formentor, una hembra de águila de Bonelli, comenzó a acercarse al territorio de Dalía y de Darwin el pasado 11 de febrero. Cinco días después, las dos hembras coincidieron en el mismo espacio. Sin embargo, a partir de ese instante el localizador GPS de Dalía dejó de emitir señal alguna.

Presagiando lo peor, los técnicos del proyecto Aquila a-Life trataron de encontrar la señal del emisor terrestre. Dos días después, al hallarlo, también certificaron la muerte de Dalía.

El pasado 25 de febrero, los técnicos llevaron al ejemplar a las instalaciones del COFIB para practicarle una necropsia. “Y el resultado fue ciertamente sorprendente. Que haya conflictos y disputas no es extraño en sí, pero sí lo es que Formentor se alimentara de los despojos de Dalía una vez abatida”, destacan desde Natura Park.

“Es sin duda una muestra de lo fascinante que es la naturaleza y lo sorprendentes que son las águilas de Bonelli”, subrayan.

El proyecto Aquila a-Life, financiado por la Unión Europea y al que pertenecen estas aves, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva.

Para ello, se prevé la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña) y abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

En concreto, el proyecto Aquila a-Life, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA. En él también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundación Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO / BirdLife (Francia).

“El comportamiento de las águilas de Bonelli, gracias al seguimiento GPS realizado desde Aquila a-Life, no deja de sorprendernos”, remarcan desde Natura Park.

Dalía fue reintroducida mientras que Formentor nació en la isla. En concreto, la primera nació en 2014 en la provincia de Almería, donde fue extraída de un nido en el que era el más pequeño de una puesta de tres pollos.

Casi dos meses después era liberada en un paraje de Mallorca donde trabajaba un equipo de LIFE Bonelli, el proyecto europeo que precedió a Aquila a-Life con el mismo objetivo de recuperar las poblaciones de águila de Bonelli.

Dalía se acabó emparejando con Darwin, un águila de Bonelli de la misma edad nacida en el centro de cría en cautividad de la especie de GREFA, en Majadahonda (Madrid).

Tras ocupar un territorio en la zona norte del centro de Mallorca, la pareja comenzó a criar en 2017. El año 2019 fue el tercero consecutivo en el que Dalía y Darwin se reprodujeron en la isla.

Tras la temporada de cría del año pasado, miembros de la Fundació Natura Parc e Ibanat recapturaron a Dalía con el fin de poder colocarle un emisor satelital. Esta hembra, que había perdido su primer emisor en 2017, estaba siendo controlada únicamente mediante la observación visual, lo que ha sido posible puesto que se mantenía territorializada desde entonces.

Desde la muerte de Dalía, el territorio que esta hembra regentaba permanece ahora ocupado por Darwin y Formentor. Según la fundación, este tipo de comportamiento (desplazamiento territorial) no es extraño entre águilas de Bonelli.

“Lo que es mucho menos habitual es que estas disputas deriven en la muerte de uno de los ejemplares. Lo usual es que el contendiente dominante o más fuerte expulse al otro y se quede con el territorio, pero no que lo mate y se lo coma”, sentencian.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.