La consellera de Salud, Patricia Gómez, ha informado de la llegada este lunes a Palma de un segundo avión procedente de Shangai con 17 toneladas de material sanitario, que se suman a las 7 toneladas de un primer transporte que llegó al aeropuerto de Son Sant Joan en la madrugada de este domingo.

En rueda de prensa telemática, la consellera ha destacado que entre el material hay 10.000 pruebas para detectar de “manera eficiente” el COVID-19 en los hospitales de Baleares.

Gómez ha querido dejar claro que estas pruebas son distintas -son “válidas” ha dicho- a las que compró en un principio el Ministerio de Sanidad y que fueron devueltas.

Estas pruebas ya han pasado el examen del departamento de Microbiología del Hospital Universitario Son Espases y se emplearán de manera exclusiva en los hospitales. Además, el Govern balear está a la llegada a Baleares de los test rápidos prometidos por el ministerio.

Entre el material que ha llegado este lunes hay medio millón de máscaras quirúrgicas, cien mil mascarillas de protección, batas de aislamiento, hidrogel y millones de guantes para proteger al personal sanitario y a los trabajadores de las residencias sociosanitarias.

La consellera ha explicado que el material se irá repartiendo entre todas las islas según las necesidades que vayan surgiendo.

Gómez ha comparecido este lunes junto al portavoz del Comité de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz, para informar de la situación del coronavirus en Baleares.

Este lunes el número de contagiados asciende a 1.000 personas, 42 más que el domingo, cifra que supone un incremento del 4,4 %, un porcentaje muy inferior a los incrementos de los últimos días, mientras que el número de fallecidos asciende a 37. Ya son 100 los pacientes que se han curado definitivamente.

Hay 93 personas ingresadas en las ICI hospitales por coronavirus y 471 pacientes hospitalizados. Además, 153 profesionales del sector sanitario están contagiados y 353 se encuentran bajo vigilancia.

La consellera ha subrayado que la situación en los hospitales públicos de Baleares es “bastante tranquila” y, de hecho, hay 452 camas vacías por si fueran necesarias. A esta cantidad habría que añadir la oferta de los centros privados.

Gómez también ha querido insistir en que los profesionales sanitarios tienen todo el material necesario para protegerse y poder realizar su trabajo. En los próximos días, Baleares continuará recibiendo más material.

Por su parte, Arranz se ha mostrado “moderadamente optimista” porque el ritmo de crecimiento de los nuevos casos van disminuyendo día tras día y ha confiado en que esta tendencia se consolide a lo largo de esta semana. “La tendencia es a disminuir”, ha apostillado.

También ha querido destacar que se están realizando todas las pruebas necesarias para la detección del virus.

Mientras tanto, la consellera ha recordado que se está preparando el hotel Meliá Palma Bay por si fuera necesario emplear parte de sus 250 camas. Además, el 061, si fuera el caso, montará 24 puestos de UCI en el Palacio de Congresos de Palma.

La conferencia de prensa ha concluido con un recuerdo expreso de Arranz al personal sanitario fallecido hasta ahora en España y al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, que ha dado positivo tras presentar este domingo un pico de fiebre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.