Al menos 26 personas murieron y otras ocho resultaron heridas este miércoles en el ataque suicida a un templo de la minoría sij en Kabul
EFE

Al menos 26 personas murieron y otras 15 resultaron heridas este miércoles en el ataque suicida a un templo de la minoría sij en Kabul, una acción que se prolongó durante horas y fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

“El ataque terrorista de hoy terminó con la muerte de uno de los terroristas. Desafortunadamente en este ataque terrorista 25 civiles murieron, y ocho personas más resultaron heridas”, informó el Ministerio de Interior en un comunicado.

El Ministerio de Salud Pública, en una rueda de prensa, elevó el número de heridos a 15.

Todas las víctimas del ataque eran miembros de la minoría sij, precisó a Efe el portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian.

El ataque yihadista comenzó hacia las 7.45 hora local (3.15 GMT) en un templo sij en el centro de la capital afgana con cerca de un centenar de personas dentro.

Tras seis horas de enfrentamientos, las fuerzas especiales lograron evacuar a aproximadamente 80 fieles atrapados dentro del recinto.

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el atentado a través de la agencia Amaq, vinculada al EI, que informó del ataque “suicida” en la capital afgana, sin aportar más detalles.

De momento, ni las autoridades afganas ni el grupo yihadista han dado detalles sobre el número de implicados en el ataque.

Los talibanes negaron inmediatamente su participación en el atentado, mientras las voces de condena no tardaron en llegar.

“Otro ataque terrorista despiadado y cobarde contra un lugar de culto en Kabul. El gobierno afgano condena enérgicamente el ataque sin sentido de hoy”, indicó en Twitter el portavoz del Palacio Presidencial, Sediq Sediqqi.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC) expresó también en una breve declaración su “preocupación” por el hecho de que continúen “tales ataques sistemáticos contra las minorías religiosas del país”.

En Afganistán los atentados contra minorías suelen ser reivindicados por el EI y los talibanes se suelen desvincular de ellos, como ocurrió en 2018, cuando un ataque suicida del grupo yihadista mató al único candidato sij a las elecciones parlamentarias afganas.

Más de cuatro décadas de conflicto armado en Afganistán han forzado a miles de sijs e hindúes, religiones ambas originarias del subcontinente indio, a huir del país y buscar refugio en el extranjero, especialmente en la India.

Esto ha provocado que su presencia en Afganistán se haya reducido de manera drástica, pasando de unos 200.000 miembros hace 30 años a los alrededor de 1.500 que hay en la actualidad.

El ataque de hoy tienen lugar en medio del compromiso alcanzado por Estados Unidos y los talibanes de iniciar la retirada progresiva de las tropas internacionales del suelo afgano en 14 meses tras el histórico acuerdo alcanzado el pasado 29 de febrero en Doha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.