Un escolar acompaña a una mujer a la compra en Vitoria tras la clausura de la actividad docente, padres, estado de alarma, custodia de menores
efe

El estado de alarma por la pandemia del coronavirus ha generado incertidumbre sobre qué deben hacer los padres separados o divorciados con el régimen de visitas de sus hijos menores. Es un asunto sobre el que distintos jueces han emitido directrices contrapuestas ante las que los expertos piden a los progenitores actuar con acuerdo y sentido común.

El confinamiento al que obliga el estado de alarma ha propiciado una “avalancha” de consultas de la abogacía sobre cómo proceder con las visitas. Una incertidumbre que ha motivado el pronunciamiento de varios colegios de abogados y también distintos autos de jueces de varias ciudades españolas.

“Esta es una situación que afecta profundamente” a exparejas con hijos menores, destaca la vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo. Gonzalo pide a los padres “inteligencia y generosidad” para ponerse de acuerdo y primar el bienestar de los menores en este momento “excepcional”.

Lo que indica el real decreto sobre el régimen de visitas

El real decreto del estado de alarma no especifica cómo deben actuar los padres con regímenes de visitas. Pero sí indica que se podrá circular por las vías de uso público, entre otras cosas, para la asistencia y cuidado de los menores.

La presidenta de AEAFA asegura que ese matiz deja claro que no se suspenden ni las custodias compartidas ni los regímenes de visitas.

“Si un determinado régimen de visitas significa poner en más riesgo del que ya tenemos a un menor, no hay que cumplirlo. Se puede sustituir por videoconferencia, Skype o compensación de días. Hay que evitar cualquier movimiento que signifique aumentar el riesgo que ya tiene. Ese es el criterio que en cada caso concreto debe ayudarnos a resolver”, asevera Gonzalo.

Situaciones como que el menor pertenezca a un grupo de riesgo, esté en cuarentena -o alguno de los padres- o vaya a visitar un hogar en el que viva una persona que sea  grupo de riesgo deben tenerse en cuenta. Con ello se debe adaptar el régimen de visitas durante el estado de alarma.

Si los padres están de acuerdo en la gestión de los tiempos, no hay problema en modificar los convenios. Aunque los expertos recomiendan dejar constancia por escrito de esos cambios. La dificultad llega cuando los progenitores se enfrentan.

Criterios dispares

A pesar de estas consideraciones, resoluciones de juzgados y de juntas de jueces de distintas regiones están emitiendo directrices muy distintas sobre cómo han de efectuarse las visitas durante el estado de alarma: jueces de Murcia, Gijón, Alcorcón y Zaragoza han emitido instrucciones muy diferentes.

En la localidad madrileña de Alcorcón, un juez ha aseverado que durante el estado de alarma no es posible el traslado del progenitor al domicilio del menor para el ejercicio del régimen de visitas, y en la asturiana de Gijón otro juez ha indicado que se mantiene la custodia compartida pero se suspenden las visitas y también los días intersemanales.

Fuentes del Poder Judicial han explicado que, tanto el real decreto del estado de alarma, como los servicios esenciales establecen que cada juez puede adoptar las medidas que estime necesarias en función de las circunstancias.

No hay un criterio unificado y la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que se reúne a diario, no ha tratado este asunto por el momento.

La Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) pide “pacificar la diversidad de criterios”. Desde la asociación solicitarán al Ministerio de Justicia que adopte un criterio que “pueda servir de paraguas y amparo para la judicatura”. El objetivo es que no sea “un reino de taifas”.

Sin embargo, para la jurista de Themis unificar unos criterios de manera estricta sería “una temeridad”. “No se puede aplicar una receta general porque la casuística es diversa”, asegura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.