Vestidos-gala-oscar-2020

Esta edición de la gala de los Oscar 2020 nos deja momentos emocionantes y, como siempre, imágenes de los protagonistas de la noche, que retendremos algún tiempo. En esta ocasión, con pocas estridencias y un predominio de la sencillez y la elegancia. Los colores negro y blanco se llevaron la mayoría de los premios. Algunos detalles te van a fascinar. La atemporalidad saca pecho, con algunas piezas vintage, escogidas para ganar. Las tendencias y el revival, todo en la misma alfombra roja.

 

Penélope Cruz lució un Chanel elegantísimo, del año 1995, con algo de cola en su falda de vuelo, de seda sobre tul negra. El detalle de los bolsillos laterales y la ristra de perlas a modo de cinturón, una línea delicada y blanca que nos hace orientar la mirada hacia su cintura bien cuidada, sólo un instante, para finalmente reparar en la camelia del escote halter, resuelto con un lazo. Una vuelta atrás en el tiempo, un revival que a algunas nos hará sonreír (yo he llevado perlas así), y nos recuerda que, en moda, todo vuelve.

La elección de piezas de temporadas de otras décadas es algo que ya hemos visto en las últimas alfombras rojas, así que se convierte en tendencia.  Si la moda dice que hay que volver atrás, se vuelve. Un oxímoron estético que me encanta. ¿Y a ti?

 

También decidió hacer este viaje a los 90 Margot Robbie, con su Chanel de Alta Costura de 1994. Un broche en el escote palabra de honor, y las mangas postizas, sujetas por un lazo, típicas de la marca, le dan el toque original al vestido de corte clásico. Mírala aquí, qué espontánea ella:

View this post on Instagram

Timothee Chalamet and Margot Robbie at the Oscars❤️

A post shared by Margot Robbie (@margotrobbieactres) on

Los vestidos de corte sirena también tuvieron su hueco en la gala

Scarlett Johansson estaba nominada a dos estatuillas aunque, por si acaso, decidió llevar un Oscar puesto, eso sí, de la Renta. De color champán y escote palabra de honor, con hilos dispuestos de manera estratégica para impresionar. Satén en la falda para perfilar su figura.

https://www.instagram.com/p/B8X3VJbFNbN/

 

Renee Zellweger recogió su Oscar a la Mejor Actriz enfundada en un vestido de sirena en color blanco, que resplandecía gracias a su tejido bordado con lentejuelas, de la casa Armani Privé. El escote asimétrico, dejando un hombro a la vista, se repitió en los vestidos de Salma Hayek, que se paseó por la gala con un vestido de Gucci, y del Versace de Cynthia Erivo, que además llevaba el pelo a juego.

https://www.instagram.com/p/B8YCvDZhGKc/

 

También de Gucci era el look de Saoirse Ronan, con una arriesgada combinación de colores, del que me quedo ese top maravilloso con escote pronunciado en uve, y péplum de volantes gigantes, en blanco y negro.

La cantante Aurora Aksnes sorprendió con un original look con inspiración oriental. Ojo con esta idea, que la veremos repetida en el futuro. Seguiré informando sobre ello, aunque ahora le toca a Natalie Portman, una de las favoritas de esta edición de los Oscar. Llevó un vestido negro de Dior, con gasa bordada con motivos dorados. Sobre él, una capa en la que aparecían bordados los apellidos de algunas directoras no nominadas en esta edición. También lucía esta sonrisa natural:

 

https://www.instagram.com/p/B8YTzAUo6EO/

 

También acertó Margaret Qualley, que desfiló fiel a Chanel en esta alfombra roja, con un vestido halter de color negro, con detalle de plumas en el bajo de la falda. Un look sobrio y elegante, una vez más. También me llamó la atención el vestido cruzado de Lily Aldridge, un Ralph Laurent de 2013. El cruce del vestido dibuja el inicio del escote para las piernas. El rojo de la flor en la cintura rompe el estilismo blanco. Una preciosidad.

https://www.instagram.com/p/B8XuWWJH_wa/

Otros looks ganadores de la noche, fueron los de Laura Dern, en rosa palo y negro, de Armani Privé, Geena Davis, o Joanne Tucker, la esposa de Adam Driver. La falda de su vestido, en blanco con flores bordadas a mano, nos avanza una de las tendencias de la próxima temporada, que me fascina. La capa del vestido de Olivia Colman, firmado por Stella McCartney, y abotonada como la de un emperador romano (¿empoderamiento femenino?), me hizo pensar de nuevo en las modas que puede ser que vuelvan. El cine nos hace viajar en el tiempo a menudo, y la moda, también. Que la gala de los Oscar nos siga regalando estos momentos. Te he reservado lo mejor para el final, que tú también te mereces un premio. Feliz semana.

https://www.instagram.com/p/B8XmcdmntWF/

.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.