Descubren una variante genética que puede ayudar a proteger ante el alzheimer
El estudio que publica este lunes Nature Medicine ofrece información sobre por qué algunas personas pueden ser más resistentes que otras al alzhéimer y puede llevar a crear estrategias que "retrasen o prevengan" su aparición. EFE

Investigadores dirigidos por la Universidad Médica y Dental de Tokio (Japón) han descubierto que la necrosis neuronal se produce mucho antes en la progresión de la enfermedad de Alzheimer de lo que se pensaba originalmente. En su trabajo, publicado en la revista ‘Nature Communications’, también han identificado un posible nuevo objetivo para futuras estrategias de tratamiento contra esta patología.

El Alzheimer sigue siendo la principal causa de demencia en las sociedades occidentales, y algunas estimaciones sugieren que hasta 24 millones de personas en todo el mundo viven con la enfermedad. Se caracteriza por una disminución progresiva de la capacidad cognitiva que, con el tiempo, afecta incluso a funciones básicas como caminar y tragar. Se desconoce su causa exacta, pero los cambios patológicos en el cerebro, incluyendo la pérdida de neuronas y una acumulación de agregados de proteínas llamadas placas de beta amiloide, son un sello distintivo del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.

El deterioro cognitivo leve (DCL) describe los cambios leves pero mensurables en la función cognitiva que a menudo son precursores de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, a pesar de la importancia del DCL, se sabe muy poco acerca de los cambios que ocurren en el cerebro durante la progresión del DCL al Alzheimer.

Este nuevo trabajo apunta que la prevención de los cambios patológicos en el cerebro en la etapa de DCL podría eliminar por completo la enfermedad de Alzheimer. “La muerte neuronal es obviamente muy importante en el desarrollo del Alzheimer, pero es difícil de detectar en tiempo real porque las células moribundas no pueden ser teñidas usando métodos químicos o inmunohistológicos”, explica el autor principal del estudio, Hikari Tanaka.

Debido a esto, los investigadores utilizaron un nuevo biomarcador llamado pSer46-MARCKS para detectar las neuronas degenerativas que rodean a las neuronas moribundas, lo que les ha permitido cuantificar los niveles de necrosis, un prototipo de muerte neuronal, en diferentes etapas de la enfermedad.

Sorprendentemente, los investigadores encontraron que la muerte neuronal ocurrió mucho antes de lo que se pensaba originalmente, con niveles más altos de necrosis observados en pacientes con DCL que en pacientes con enfermedad de Alzheimer plenamente desarrollada.

También observaron una disminución significativa en los niveles de una proteína conocida como YAP en ratones modelo de la enfermedad de Alzheimer y en pacientes humanos con DCL. YAP afecta positivamente la actividad de una segunda proteína llamada TEAD, cuya deficiencia conduce a la necrosis neuronal. El examen microscópico reveló que la YAP que faltaba estaba ‘secuestrada’ en placas de beta amiloide, que también se han relacionado con la toxicidad neuronal.

Al inyectar directamente en el líquido cefalorraquídeo de los ratones un vector de terapia génica que expresaba el análogo de la YAP, los investigadores pudieron prevenir la pérdida de neuronas en una etapa temprana, restablecer la función cognitiva y evitar el desarrollo de placas beta amiloides.

“Confirmar que la necrosis neuronal dependía de la YAP fue realmente el momento crucial para nosotros, pero observar los efectos casi transformadores del suplemento de YAP fue enormemente emocionante. Mostrando que la necrosis neuronal es dependiente de la YAP y comienza antes del inicio de la mayoría de los síntomas, predecimos que se desarrollarán nuevas terapias para la enfermedad de Alzheimer para prevenir el inicio de la misma”, argumenta otro de los responsables del trabajo, Hitoshi Okazawa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.