Dos de cada tres senegaleses que se dedican a la venta ambulante en Mallorca están en situación administrativa irregular y, para el 85 por ciento, la isla es su primera opción para llegar a Europa, según el informe de Cáritas sobre la situación social de este colectivo.

El sociólogo e investigador de estudios sociales Enrique Gómez ha explicado este martes en una rueda de prensa que el informe ha sido elaborado a partir de 139 encuestas y nueve entrevistas a senegaleses que se dedican a la venta ambulante en la isla.

Gómez ha destacado que el 55 por ciento de senegaleses en Mallorca encuestados han llegado a la isla en los últimos tres años y que, siete de cada diez, se dedican a la venta ambulante. La mayoría de ellos tienen entre 25 y 40 años y tienen cargas familiares en su país de origen.

Ha asegurado que en Senegal, los vendedores ambulantes tienen dificultades para acceder a los estudios y que dejan de estudiar “por necesidad”.

Ha explicado que “solo el 3,6 por ciento de senegaleses que llegan a Mallorca acceden a estudios universitarios por la escasa formación básica que tienen en su país de origen”.

Al exponer su estudio social, Gómez ha apuntado que en Senegal “trabajan para aprender un oficio pero no cobran”, por lo que conviven con situaciones “muy desventajosas” y es “comprensible” que quieran salir de ese entorno.

Ha lamentado las “condiciones infrahumanas” por las que pagan los senegaleses que quieren alcanzar Europa y la falta de planificación del proceso migratorio que les produce “incertidumbre e inseguridad” ya que “no saben a lo que se van a enfrentar”.

El investigador ha defendido que los senegaleses “saben que la venta ambulante en España es ilegal” pero que lo hacen porque “no tienen otra opción”.

A raíz del estudio, Gómez ha subrayado que la mayoría tienen problemas económicos y emocionales, porque echan de menos a sus familiares, lo que les hace estar “en una mayor situación de vulnerabilidad”.

En cuanto a la vivienda, el 51,1 por ciento de vendedores ambulantes senegaleses en Mallorca comparten piso con hasta 8 personas más, si bien los encuestados argumentan que, comparado con su situación en Senegal, dicen que al menos en Mallorca cuentan con luz y agua.

Además, el 65,7 por ciento de ellos han realizado algún curso de español desde que llegaron a Mallorca y un 20,9 por ciento ha acudido a algún curso de formación laboral, si bien la mitad de ellos finalmente no accedió a estos cursos por no tener el nivel exigido para ello.

De acuerdo a este informe, un 72 por ciento de vendedores senegaleses trabaja durante todo el año en una jornada intensiva, cuatro de cada diez ha sido multado por su actividad y un 3 por ciento ha sido detenido por la policía.

Gómez ha puntualizado que 85 por ciento cree que su situación sociolaboral en Mallorca va a mejorar en los próximos años, y ha hecho hincapié en que son “personas jóvenes que quieren quedarse y superarse” ya que tienen “esperanza”.

Por su parte, el colaborador de Cáritas Babacar Diakhate, de origen senegalés, ha contado que desde 2009 hasta 2015 se vivió en situación irregular en Mallorca y que la primera semana le dieron una caja de gafas para vender porque “era lo que había”. Estudió Derecho y Marketing en Senegal, pero en su país de origen “no hay futuro”.

Diakhate ha criticado el trato de la Policía y algunos turistas hacia los vendedores ambulantes, lo que ha calificado de “lucha” porque debe aguantar tanto el maltrato verbal de algunos agentes como de algunos visitantes, sobre todo en la zona de s’Arenal.

Ha afirmado que algunos agentes tratan a los vendedores como si fueran “basura”, de manera que al día siguiente no quieren “ni salir a la calle a vender por la desilusión”.

“La venta ambulante no es un sueño para nadie, la gente que no lo ha vivido no sabe lo que es”, ha aseverado.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.