Subirán amenazó al jefe de Blanqueo con la prisión si le desobedecía

Esther Ballesteros | 31/12/2019

El fiscal Miguel Ángel Subirán

El fiscal Miguel Ángel Subirán, encargado durante varios años del caso Cursach, amenazó al entonces jefe de Blanqueo de la Policía Nacional -también volcado en las pesquisas- con su ingreso en prisión si no acataba sus órdenes, tal como se desprende de una nueva grabación aportada a la causa que indaga las presuntas irregularidades cometidas durante la instrucción de las anteriores investigaciones, más conocida como caso Whatsapps.

La advertencia se halla en un audio de más de tres horas con conversaciones con mandos policiales que tanto Subirán como el anterior juez instructor del caso Cursach, Manuel Penalva, consideran clave para su defensa.

Sin embargo, lejos de reforzar los alegatos de juez y fiscal, la grabación "desmonta su fantasía sobre un supuesto complot" por parte de las altas instancias policiales dirigido a no investigar a Cursach. Así lo sostiene, en un escrito al que ha tenido acceso Crónica Balear, el abogado del que fuese número dos del empresario mallorquín, Bartolomé Sbert.

Y es que el contenido del audio acreditaría el "miedo" del responsable de Blanqueo por Subirán, quien "le habría amenazado con meterlo en la cárcel si no obedecía sus órdenes" en relación a unas supuestas detenciones que el fiscal quería que se llevasen a cabo. La defensa de Sbert se pregunta así, a tenor de lo arrojado hasta el momento sobre las presuntas ilegalidades en que los investigadores habrían incurrido en el caso Cursach: "¿la orden de volver a detener? ¿Ilícitamente? ¿De ahí el temor del 'grabador', su ofuscación, su desquiciamiento, como él mismo reconoce?"

"La sensación es que ese miedo real, sincero y, por desgracia, habitual que irradiaba la obsesiva investigación matriz por los propios aforados [en referencia a Penalva y Subirán] noqueó a todos, dejándoles hacer sin control real o efectivo alguno", asevera el letrado, Antonio Martínez.

Y recalca cómo el audio acreditaría, además, "el miedo de todo un inspector jefe de grupo a los aforados, en concreto a Subirán". "El miedo a no cumplir sus exigencias, para lo que parece pergeñar un audio con el que intentar esgrimir alguna excusa ante quién lo atemoriza por apartarse de sus órdenes".

No en vano, hasta en más de veinte ocasiones a lo largo de la grabación se escucha al jefe de Blanqueo justificarse ante los requerimientos de Subirán acerca de unas supuestas detenciones. El mando policial, frente a las órdenes del fiscal, asegura en la conversación no tener "ningún interés en detener ni ningún interés en montar un espectáculo".

El mando de Blanqueo, reacio a las órdenes de Subirán

Durante la grabación, el agente se muestra reacio a las pretensiones de Subirán hasta que, finalmente, el mando le propone, como actuación más razonable y consensuada, solicitar tales arrestos al juez y que sea, de este modo, la autoridad judicial la que ordenase la medida más pertinente, como así sucedió.

"Hasta instituciones como la Policía Nacional o la Guardia Civil temían. No hablemos ya del efecto sobre 'oportunistas' políticos al frente de Administraciones. Con razón todo degeneró, pues nadie hizo frente a la obsesión de un par de sujetos tan poderosos, añade el abogado.

Y es en este contexto que el representante legal de Sbert considera que "lo grave" es que este proceder "parece haber tenido algún tipo de incidencia en instituciones como la Fiscalía o la propia Judicatura, paralizadas o, al menos según nuestra percepción, sin una respuesta contundente acorde a la gravedad de los hechos y el daño irrogado a la propia Administración de Justicia, cuya credibilidad y confianza están en juego".

Ante esta situación, el letrado reclama ante el Juzgado que éste no se pliegue a dilación alguna en relación a las nuevas diligencias solicitadas por Penalva y Subirán -entre ellas la declaración de varios fiscales y funcionarios- en el marco del caso Whatsapps.

La actitud de Penalva y Subirán "rezuma mala fe"

"La intención de los aforados es dilatar lo inevitable. Generando una insólita e inadmisible situación, tendente a intoxicar el objeto del procedimiento", considera el abogado, para quien el uso abusivo del derecho de defensa por parte de juez y fiscal "es constante".

Las investigaciones sobre las supuestas irregularidades en las que se habría visto envuelto el caso Cursach se encuentran pendientes de la inminente decisión de la jueza que las instruye acerca de si eleva o no las pesquisas al Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Por ello, la defensa de Sbert recrimina que, ante la proximidad de tal decisión y siendo Penalva y Subirán "conscientes" de ello, estos continúen "ideando inútiles peticiones".

El abogado se adhiere, en este sentido, a las peticiones de la defensa del exdiputado del PP Álvaro Gijón dirigidas a que sea el TSJIB el que, de asumir las pesquisas, decida si acepta o no las diligencias solicitadas por Penalva y Subirán. Una actitud que, a su juicio, "rezuma mala fe". Y recuerda, además, que la propia magistrada ya "ha constatado", en otros escritos presentados por ambos, "el tono intimidatorio y coactivo que caracteriza su proceder. No respetan nada. Ni a nadie. Menos aún a la Administración de Justicia, sus reglas ni a quienes la representan".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana