El padre de la niña secuestrada por su madre: "desde el reencuentro no ha dejado de sonreír"

Esther Ballesteros | 09/12/2019

El mallorquín Alberto Encinas, quien ha logrado recuperar a su hija Olivia tras ocho años secuestrada por su madre en Polonia -pese a la sentencia que le daba a él la custodia-, ha asegurado sentirse "increíblemente feliz" y ha manifestado que, desde que se reencontrasen el pasado jueves, la niña "no ha dejado de sonreír".

"Está muy feliz y muy positiva, ni en el mejor de los escenarios imaginábamos que fuera a responder de esta forma", ha subrayado Encinas en declaraciones a los medios junto a los responsables de la Guardia Civil que se han volcado en las investigaciones centradas en averiguar el paradero de la menor.

La pesadilla comenzó en diciembre de 2011, cuando la madre de la niña, Katarzyna Hlond, decidió viajar con Olivia, que entonces tenía tres años, a su país natal con el pretexto de visitar a su familia. Nunca regresó a Mallorca.

Acompañado por su hermana Elena y por su madre, el padre de Olivia, que ahora tiene once años, ha resaltado, visiblemente emocionado, que la niña les "sorprendió" desde el primero momento. "Tres minutos después de salir del centro en el que nos reencontramos ya estaba sonriendo y desde entonces no ha dejado de hacerlo. Ella misma siente que está liberada, que está bien y feliz".

Preguntado por el hecho de si su hija les recordaba, Encimas ha señalado que "en principio no", pero que les miraba "bien y con curiosidad". Es más, cuando le preguntaron si se quería ir con ellos, la niña, espontánea, les respondió: "¡sí, claro!".

Tanto el padre como la tía de Olivia han explicado que no le han preguntado nada acerca de su situación en Polonia. "De vez en cuando cuenta algunos detalles, como que nunca ha ido al cole con niños o que su madre y ella han cambiado mucho de casa. Pero nunca dice que ha estado encerrada".

"He percibido esto, que está feliz y que quizás necesitaba esto. Correr por el campo, ir a la playa, estar con los animales, que le encantan", relata Encinas. Según afirma, la única mención que la menor ha hecho de su madre es que quería "decirle algo".

La niña, en contacto con la madre

De inmediato, el padre procedió a grabar un mensaje de la niña para enviárselo a su progenitora. "Estoy intentando conseguir su número para que ambas puedan ponerse en contacto". Asevera que, pese a todo lo sucedido, no quiere privarle de que pueda hablar con su madre. "En la medida de lo posible tiene que relacionarse con las dos partes".

Encinas recuerda que, en cuanto les avisaron de que la Policía polaca había encontrado a madre e hija en la localidad de Katowice (sur de Polonia), cogieron un vuelo lo antes posible. "No nos lo terminábamos de creer porque nos han engañado muchas veces y nos han hecho muchas jugadas. Una vez allí nos dirigimos al juzgado y pensábamos que nos iban a poner trabas".

Entre lágrimas, el padre de Olivia recuerda que fue el 31 de diciembre de 2011 cuando la niña tenía que haber vuelto de Polonia. Comenzó entonces un proceso "muy duro" durante el cual, afirma, "no veía cómo dar con ella".

"Fue una lucha muy difícil hasta que la Guardia Civil entró con energía en las investigaciones. Yo no entiendo qué es rendirse, y la Guardia Civil tampoco. Es increíble el empeño que pusieron", sentencia.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana