Droga a raudales y manipulación: las tácticas de la madame detenida en Palma

Esther Ballesteros | 26/11/2019

No son pocas las tácticas empleadas por la madame detenida en Palma por, presuntamente, mantener explotadas a una quincena de prostitutas que trabajaban en el piso de alterne que gestionaba. Entre ellas, la organización de fiestas en las que el alcohol y las drogas se consumían a raudales con la finalidad de generarles la suficiente dependencia para poder manipularlas y controlarlas.

Así se desprende del sumario, al que ha tenido acceso Crónica Balear, de la denominada Operación Gaviota. Se trata de unas investigaciones que la Policía Nacional culminó el pasado 15 de noviembre con el arresto de la madame, L.C.V.U. Según las pesquisas, la detenida mantenía hacinadas en literas a las mujeres y les obligaba a prostituirse en condiciones infrahumanas.

Una de las víctimas, testigo protegida en el marco de esta causa, narra los pormenores de vivir disponibles las 24 horas al día, durmiendo en multitud de ocasiones en el suelo o en somieres sin colchón y con constantes amenazas planeando sobre ellas.

Durante la declaración que prestó en dependencias de la Policía Nacional, la mujer, quien se trasladó a España desde su país de origen por falta de recursos, explica que entró en contacto con la madame a través de otra mujer residente en Estados Unidos que se encarga de captar a otras mujeres para la detenida.

Según la declarante, la mujer (a quien posteriormente habría de pagar una comisión de 500 euros) pactó con ella hacerse cargo de los billetes de avión con destino España, donde la estarían esperando para llevarla a la vivienda en la que se alojaría. Según le aseguró la mujer, ganaría en torno a 3.000 euros semanales e incluso dispondría de protección personal.

Sin embargo, la realidad que se encontró a su llegada a la calle Savina, 15 de Palma fue completamente distinta. El piso disponía de un total de siete literas distribuidas en dos habitaciones para las entre doce y dieciséis mujeres que vivían en el lugar, no tenían derecho a lavar la ropa o cocinar y las condiciones higiénicas eran totalmente deficientes.

Fiestas organizadas por la madame detenida

Pese a ello, las trabajadoras debían abonar 22 euros diarios a la madame por residir en el piso, cantidad que les era descontada del dinero que ganaban a través de sus servicios sexuales.

No sólo eso. La declarante asegura que en el piso era habitual que la madame organizase fiestas con clientes -o sólo con las chicas que trabajaban en el piso- en las que “había abundancia de alcohol y drogas” con el objetivo de crear una adicción a las trabajadoras sexuales. La cocaína, conocida en el argot de la casa como “Moet” para no llamar la atención, la vendía la detenida a las mujeres por 50 euros el gramo, cuyo coste ascendía a 100 euros para los clientes.

Las trabajadoras carecían de cualquier tipo de contrato laboral, debían permanecer disponibles en todo momento y no contaban con ninguna protección o seguro médico. La Policía asevera que la madame se aprovechaba así de la situación de vulnerabilidad y urgente necesidad de las mujeres, muchas de ellas madres solteras con hijos.

Les obligaba a realizar servicios que no querían

En cuanto al precio por los servicios sexuales, la media hora estaba establecida en 150 euros y la hora, en 200, cuya mitad las mujeres debían abonar a la responsable del piso. Una cantidad que los investigadores consideran “denigrante” a tenor de las condiciones en las que se hallaban y sin que a la detenida le importase"el bienestar de las mujeres que trabajan en el inmueble".

La madame les obligaba a realizar servicios aunque las mismas no quisieran mantener relaciones sexuales con un determinado cliente e incluso a prestarlos sin preservativo.

La testigo protegida asegura que la responsable del piso las amenazaba para que las trabajadoras no la denunciaran. Según les decía, disponía de "influencias" gracias a las cuales, les aseguraba, "nunca le había pasado nada".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana