Dos patrullas de la Guardia Civil de Tráfico para toda Mallorca

Alicia Catalá | 07/08/2019

Mallorca sufre una grave  situación de falta de recursos, especialmente de patrullas de la Guardia Civil de Tráfico. Mallorca tiene, habitualmente, una  población de un millón doscientos mil habitantes. En pleno verano esta cantidad se dobla fácilmente y la falta de efectivos se hace notar, especialmente en los accidentes graves de circulación.

Ayer noche en Mallorca sólo había dos patrullas de la Guardia Civil de Tráfico para toda la isla, una en Palma y otra en Manacor. Por ese motivo en el accidente acontecido ayer en la carretera de Sóller, las patrullas de la Guardia Civil de Tráfico llegaron una hora tarde. Se trataba de un accidente grave en el que una chica de 19 años quedó en estado crítico y su acompañante, de 23, en estado grave.

EL TRABAJO DE LA GUARDIA CIVIL DE TRÁFICO EN UN ACCIDENTE ES FUNDAMENTAL

La labor de la unidad de atestados en caso de accidente consiste en tomar declaración a los testigos, realizar las pruebas de alcoholemia, elaborar un reportaje gráfico sobre el suceso, teniendo en cuenta las marcas de los neumáticos en el asfalto, las trayectorias que han seguido los vehículos implicados... mientras se realizan estas labores es importante que se regule el trafico y que el espacio del accidente, permanezca inalterado en la medida de lo posible para poder recabar cuantas más pruebas mejor. Por ese motivo ayer fue necesaria también la presencia de la patrulla de Manacor.

En el caso del accidente de ayer la demora fue de una hora. Mientras tanto y a falta de más patrullas se suelen utilizar los servicios de los cuerpos de Policía Local de los municipios, pero hay que tener en cuenta que muchas localidades mallorquinas no cuentan con agentes municipales por las noches, y hay algunas que sólo tienen uno o dos. Si los agentes son requeridos para ayudar en un accidente de tráfico, aunque no sea su competencia, por falta de cuerpos de seguridad, inevitablemente se retrasa la labor que tienen que hacer en su puesto de trabajo.

EL RESTO DE PUEBLOS DE MALLORCA QUEDA DESPROTEGIDO

Además hay que sumar el hecho de que, mientras la patrulla de la Guardia Civil de Tráfico de Manacor  está ayudando en un accidente acontecido en la carretera de Sóller, como es el caso de anoche, porque no había más patrullas en Mallorca, el resto de la isla queda completamente desprotegido y sin servicio, y si algo hubiera pasado na habría habido ninguna patrulla para acudir al lugar.

Los casos en los que se nota la falta de efectivos se suceden uno detrás de otro. Hace unas semanas tuvo lugar un accidente con atrapados muy grave, en la carretera de Andratx. En ese suceso las patrullas de la Guardia Civil de Tráfico estaba en un accidente en Banyalbufar, de manera que no pudieron acudir al de la carretera de la localidad. En este caso fue la Policía Local de Andratx la que tuvo que encargarse.

La falta de efectivos también afecta al trabajo que debería hacer la Guardia Civil de Tráfico en su día a día. No hay personal para montar controles de seguridad ni labores de prevención. Además es muy habitual ver en accidentes de Alcudia, Santanyí u otras poblaciones lejanas, al destacamento de la Guardia Civil de Palma porque no hay nadie más para ocuparse. De la misma manera el de Manacor e Inca tienen que intervenir en localidades que quedan muy distantes del municipio.

LA FALTA DE RECURSOS EXISTE DESDE HACE AÑOS

En el caso de la Guardia Civil de Seguridad Ciudadana pasa lo mismo y la falta de personal se refleja en casos como el de una pelea multitudinaria que se montó hace dos años en Campanet a las 4:00 de la mañana. La patrulla de la Guardia Civil de Inca se vio en apuros, pero en ese momento sólo estaban disponibles los agentes de la Policía Local de Calviá, que se  tuvieron que desplazar del municipio, dejándolo sin efectivos hasta que se controló la pelea y pudieron regresar.

Hace dos días un trabajador de 54 años fallecía tras caer de un andamio en la piscina de Son Roca. En este caso la ambulancia estuvo hasta cuarenta minutos en el lugar de los hechos pero, por falta de efectivos, no se presentaron agentes de la Policía Nacional ni de la Policía Local de Palma.

Crónica Balear incluso ha recogido el testimonio de un vecino de Palma, desesperado porque los coches estacionan en línea amarilla, impidiendo que los peatones puedan cruzar la calle por lugares seguros. El vecino llamó a la Policía Local de Palma para denunciar la situación pero recibió por respuesta que "no había efectivos suficientes" y que "pusiera una denuncia al 010".

ALGUNOS REIVINDICAN, OTROS HACEN CALLAR

No es la primera vez que se pone en relieve la falta de cuerpos de seguridad en Mallorca. Los colectivos llevan tiempo quejándose de que Baleares queda en estado de indefensión y desprotegida porque no hay suficientes agentes ni efectivos de seguridad.

Y, sin embargo, también hay quien prefiere que esta falta de personal no salga a la luz, tal y como publicó Crónica Balear el pasado mes de junio, en relación a la falta de recursos de la Policía Municipal de Llucmajor, cuyo responsable instaba a los agentes a no hablar sobre la falta de patrullas en el municipio.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana