Cómo vestir en fin de año, si lo que empieza es el 2020

Marina Rico Salvá | 27/12/2019

Se nos está acabando el año. Y ¿qué mejor momento puedo tener para agradecerte que estés aquí leyendo esto, ahora mismito, en una fusión virtual, mirándonos a los ojos de manera indirecta? Quizás lo hayas hecho cada viernes del último trimestre. Gracias por ello, gracias por estar y ser parte de este medio. Espero contar contigo en 2020, porque aquí importas mucho.

Vayamos al lío. A estas alturas de mes, probablemente tendrás decidido dónde, y con quién, recibirás el nuevo año. Sirva la ingesta de las 12 carnosas uvas para beneficiarte de sus propiedades depurativas y antioxidantes. Tu cuerpo lo agradecerá y, si consigues comerlas al ritmo de las campanadas, tu vida entera, ya que implica prosperidad, siempre según la tradición. ¿Y cómo nos vestimos para recibir una vida próspera?

Está claro que todo depende del entorno y, sobre todo, de tu disposición. Puede que quieras estar presente de una manera discreta, o puede que tu intención sea hacer una entrada estelar en el lugar de celebración. Probablemente puedas llamar la atención sin necesitar un atuendo llamativo, y ese sería mi consejo. Aunque, si lo que quieres es impactar, siempre hay una manera de hacerlo.

También puedes jugar con el look mezclando diferentes texturas. Por ejemplo, llevar una bonita falda dorada y plisada, combinada con un jersey, para ir calentita y cómoda. Es exactamente lo que hace Katie Holmes en la segunda foto:

Si tu estilo es más rebelde o dark, y de hecho alguna que otra vez te han tachado como la rarita de la familia, una idea sería unirte a la tendencia neopunk, o al gótico recuperado, con un toque chic, eso sí. Porque una cosa no quita la otra, y se puede ser el garbancito negro (dicho con amor), pero con estilo.

Igual te sientes más princess, porque es tu estilo o porque, oye, te apetece. Busca vestidos con la falda de tul, o de un tejido vaporoso, en colores pastel. Llénate de romanticismo, conviértete en una bola de amor esquivo, etéreo, que, de repente, te hace trenzas en el pelo, o utiliza una diadema para domarlo. Tus movimientos se ralentizan y acompasan a la música de un vals, real o imaginario, incluso si de fondo suena el “Con Altura” de Rosalía.

Aunque mi opción favorita, sin duda, son los vestidos con muuucho volumen, con bajo abullonado, o con mangas abullonadas, o un poco de todo. En un color vivo ¡que estamos celebrando! También es interesante en colores tierra, que se sienta el espíritu mediterráneo, o el omnipresente negro.

Por último, si lo que realmente te apetece es relajarte en el sofá, o quieres salir aunque no tienes claro que vayas a durar mucho fuera, nada mejor que un pijama calentito. Puede que no tan calentito, sino cuqui, como el ejemplo que dejo abajo, que es de una marca que hace pijamas para salir. Ideales, ¿no crees?

Resumen: en el fondo, da igual como vistas. Lo que importa es que disfrutes del momento y de las personas que te acompañan. O de tu soledad, si es el caso. Estarás más guap@ cuanto más cerca estés de sentirte alinead@ contigo mism@ y con tus propósitos. Te deseo una feliz semana y, sobre todo, un muy Feliz Año Nuevo.


Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana