Agentes de la Policía Local de Palma denuncian el “descontrol” en el cuerpo ante la falta de vehículos y personal

Esther Ballesteros | 17/07/2019

Agentes de la Policía Local de Palma han expresado su “desesperación y frustración” ante la falta de personal suficiente -entre manos y policías- y de adquisición de nuevos coches durante los últimos cuatro años. Recriminan, además, la ausencia de partidas presupuestarias que permitan renovar la flota de vehículos, lo que provoca que en ocasiones un servicio se quede sin cubrir o no pueda atenderse con la suficiente rapidez.

En declaraciones a Crónica Balear, fuentes policiales han puesto de manifiesto el “descontrol” existente y las dificultades a las que se enfrentan para poder llevar a cabo su trabajo “en condiciones”, una labor que abarca, entre otras funciones, la prestación de auxilio en caso de accidentes, incendios, agresiones, casos de violencia de género o incumplimientos relacionados con los vados permanentes.

La situación es tal que, denuncian, durante el turno de noche cuatro o cinco policías deben ir en un mismo vehículo (sin rotular, es decir, de paisano), en el que uno de los agentes debe conducir a sus compañeros hasta otras comisarías para buscar coches que puedan utilizar e iniciar así el servicio correspondiente, devolviéndolos al finalizarlo.

Un hecho que implica que se pierdan treinta o cuarenta minutos antes de iniciar un servicio y que estas patrullas dejen de estar operativas durante ese tiempo para cubrir otros incidentes, al igual que a la finalización del servicio, en que los agentes deben devolver los coches a sus respectivas comisarías.

Las mismas fuentes recriminan, incluso, que hay vehículos en la comisaría de San Fernando que se encuentran parados por tener una rueda pinchada o por falta de batería “porque no hay dinero para repararlo”, lo que se suma a los coches que se hallan en stand by en diversos talleres de Palma debido a que tampoco se puede hacer frente a los gastos.

De hecho, afirman que hay agentes sin titulación específica que "se encuentran haciendo chapuzas en talleres y haciendo de manitas" para poder hacer uso de los automóviles en medio de una situación que llegan a calificar de "tercermundista".

En numerosas ocasiones, explican, los agentes deben ir durante el día en autobús o a pie hasta la zona centro para poder atender un servicio, e incluso tampoco pueden cubrir los de urgencia con los pocos vehículos que quedan operativos puesto que estos no tienen las luces de emergencia o las sirenas están estropeadas, con el peligro que ello conlleva. Varios de ellos carecen, además, de aire acondicionado.

No en vano, explican que la principal unidad de la Policía Local, la Unidad de Intervención Inmediata (UII) carece en la actualidad de vehículo policial, lo que se impide poder cubrir incendios con sus equipos de respiración autónoma o a hacer frente a paradas cardiorrespiratorias.

En relación con la formación obligatoria, lamentan que hace más de dos años que no se realizan prácticas de tiro y más de cuatro en los que no hay reciclajes de bastón policial ni técnicas de intervención, como tampoco se ha producido una actualización respecto a las ordenanzas o al Código Penal, entre otros.

Plantilla bajo mínimos

“Suerte que la plantilla se encuentra bajo mínimos”, llegan a señalar, puesto que si contase con el número adecuado de agentes “no podrían salir a patrullar y quizá no tendrían ni uniforme para el servicio. Siendo optimistas, hasta 2021 no se incrementaría la plantilla”.

En concreto, el cuerpo cuenta con 750 -con una media de edad de unos 48 años-, la misma cifra que, aseveran, había en 1996 pese al incremento de la población en unos 100.000 habitantes.

Según el Instituto de Seguridad Pública de Baleares (Ispib), dependiente del Govern, la plantilla debería contar con unos 1.100 agentes para garantizar el pleno funcionamiento de la Policía Local.

“Es una herencia que por el momento no quieren ni saben cómo arreglar en pleno periodo estival”, inciden las fuentes policiales, que hacen hincapié en el hecho de que Palma es la octava ciudad de España en cuanto a población, algo que "deberían tener en cuenta los políticos", y la Policía Local debe cubrir tanto los posibles incidentes en los barrios como los aspectos relacionados con el tráfico y la seguridad ciudadana y judicial.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana