David Mejía es un joven de Palma, tiene 28 años y hace más de un año su vida dio un vuelco después de que los médicos detectasen que padecía cáncer. Cuando parecía que, después de un sinfín de curas y operaciones, todo había acabado, le comunicaron que tenía metástasis.

Con sólo un pulmón -el otro le fue extirpado debido a las complicaciones de la enfermedad-, David lucha por salir adelante. Debido a la agresividad de la quimioterapia debe someterse a un procedimiento médico en Madrid cuyo coste asciende a 30.000 euros. Según sus allegados, se trata de una cantidad que le es imposible afrontar.

Desde su entorno han puesto en marcha una campaña dirigida a recaudar los fondos necesarios para sufragar el nuevo tratamiento. La meta, alcanzar los 45.000 euros para que, una vez pagados impuestos y tasas, David pueda llevarlo a cabo.

Se trata de un tratamiento a base de inmunoterapia con células dendríticas que, tras numerosas investigaciones, los profesionales han determinado como el más indicado para este joven de S’Arenal.

Todo comenzó cuando, tras varias semanas de persistente tos, en urgencias detectaron una mancha en uno de sus pulmones: era un tumor de casi 12 centímetros.

David inició entonces un tratamiento con quimioterapia. Sin embargo, pasados cuatro meses, lejos de hallar una mejoría el tumor continuó creciendo hasta alcanzar los 20 centímetros. Fue entonces cuando los médicos decidieron operarle.

El pasado 19 de septiembre los facultativos le extrajeron un tumor de más de tres kilos, llevándose con él su pulmón izquierdo, inutilizado.

“Parecía el final del camino, el final de una terrible pesadilla“, afirman en su petición quienes se vuelcan con su lucha. Pero no fue así.

David profundizará en el cáncer y su cura

El 15 de noviembre los médicos comunicaron a David la aparición de metástasis, además de nuevos nódulos en el pulmón derecho, una nueva masa de más de cinco centímetros el hígado y otra en el vacío que dejó su pulmón izquierdo tras la operación.

Debido a sus negativas experiencias con la quimioterapia -el tratamiento ha sido muy agresivo con su cuerpo y los tumores han continuado creciendo-, el joven ha decidido realizar un tratamiento que únicamente lleva a cabo una clínica privada de Madrid.

“Tras este último golpe, David no pierde la esperanza. Él sabe mejor que nadie que una metástasis no puede pararle. Simplemente necesita un poco de ayuda para afrontar el coste de un nuevo tratamiento y cualquier contribución es bien recibida”, manifiestan quienes le apoyan.

David lo tiene claro. Después del tratamiento, cuando su sistema inmunológico destruya las células cancerígenas, quiere profundizar en el cáncer, en su tratamiento y en su curación.

“Con ello pretende llevar esperanza a otras personas que pasen por lo que él está pasando ahora”, aseveran desde su entorno. Recalcan que, para poder hacer realidad este objetivo, “es importante que le ayudemos a curarse. Y el primer paso es este tratamiento de inmunoterapia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.