Trump
EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este sábado en la conferencia anual del Consejo Americano-Israelí que la “increíble asociación” forjada entre los dos países está “más fuerte que nunca” y es “esencial para un mundo más seguro y más justo”.

Trump, que fue recibido por los participantes en la conferencia, que se celebra en un hotel de Hollywood (Florida), con gritos de “cuatro años más” en respaldo a su reelección en 2020, se declaró el “mejor amigo que Israel ha tenido en la Casa Blanca”.

Además subrayó que su Gobierno confrontará con todos los medios a su alcance el antisemitismo, que definió como “un veneno”.

Sus primeras palabras fueron, sin embargo, para las tres personas que perdieron la vida en un tiroteo en la Estación Aeronaval de Pensacola (Florida) este viernes, cuyo autor, un militar saudí, murió después por disparos de la policía.

El presidente recordó que hace dos años anunció que cambiaba la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, pese a que muchos gobernantes del mundo le pidieron que no lo hiciera y que los medios auguraban que iba a producirse un estallido de la violencia, otra “noticia falsa”, dijo, que no se cumplió.

Según Trump, muchos de los presidentes de Estados Unidos anteriores a él dijeron que lo iban a hacer pero no cumplieron su promesa.

Especialmente criticó a la Administración de Barack Obama, de la que dijo que no creía que “quisiera mucho a Israel”, porque “subestimó y abandonó” la alianza entre los dos países.

Gran parte de su discurso lo dedicó a contar todo lo que su Administración ha hecho por Israel, interrumpido por vítores y gritos del público.

Así, mencionó el reconocimiento de la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, que Siria reivindica, y el fin de una política adoptada en 1975 por EE.UU. que consideraba no acordes con la ley internacional los asentamientos de civiles israelíes en Cisjordania.

Trump mencionó y criticó a políticos demócratas como Hillary Clinton, su rival en las elecciones de 2016, pero también a la senadora Elizabeth Warren, a la que se refirió como “Pocahontas”, que busca la nominación de su partido para las elecciones de 2020, y a Nancy Pelosi, la líder de la Cámara de Representantes.

También mencionó el juicio político al que se enfrenta, lo que fue recibido con señales de disgusto.

La salida de lo que denominó el “catastrófico” acuerdo suscrito por la Administración Obama con una “terrible dictadura” (en alusión a Irán) cuyos líderes, afirmó, han dicho que Israel es un tumor al que hay que extirpar, fue mencionada como otra de las pruebas de su amistad con Israel.

No faltó la referencia a los esfuerzos de EE.UU. contra el Estado Islámico, que hoy está “cien por cien destruido” y con su líder y fundador, Abu Bakr Al Bagdadi, muerto, subrayó Trump.

Trump llegó este sábado al aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood para participar en una cena de recaudación de fondos del Partido Republicano de Florida y pronunciar su discurso en la cumbre anual del Consejo Americano-Israelí (AIC).

En la edición 2018 de esta conferencia el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, fue el orador principal.

En la conferencia, que concluye mañana domingo, participan más de 3.000 personas, incluyendo “líderes, infuencers y activistas”, de Israel, Estados Unidos y el resto del mundo, según la web del encuentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.