a-4Los vecinos de la barriada de Camp Redó, en Palma, han mostrado su “hartazgo” ante el “incivismo” que campa a sus anchas en el parque Cotlliure, donde las botellas de cerveza, los restos de comida, las cajetillas de tabaco y las colillas impiden una normal convivencia.

La plataforma vecinal de Camp Redó ha recogido las quejas de los residentes ante lo que consideran que se ha convertido en una “muy grave situación“.

No en vano, uno de los vecinos, octogenario, lamenta que “no hay un banco vacío y aquí no voy a sacar a mis nietos a jugar; es una vergüenza”. Y es que la suciedad y la basura se van acumulando en presencia de todos los residentes e invaden todo el espacio sin dejar un banco en el que poder sentarse.

Es más, tal y como relatan los vecinos, hay una zona infantil en cuyos espacios ajardinados “algunos individuos adultos orinan y defecan”.

El hombre recuerda que numerosos grupos de personas pernoctan en un albergue municipal cercano, donde también hacen uso de un comedor solidario.

“Sería importante que el Ayuntamiento de Palma, liderado por el alcalde socialista José Hila, pusiera los medios necesarios para que este espacio se destine a un uso ordenado, donde los niños puedan jugar y los ancianos, utilizar el mobiliario urbano”, recalcan.

Por ello, los vecinos reclaman que los pequeños puedan jugar “en su barrio sin tener que convivir con este lamentable escenario“.

Camp Redó, un barrio “olvidado”

En esta línea, recuerdan que Camp Redó “sigue siendo un barrio olvidado por el Ayuntamiento y prueba de ello es lo que ocurre cada día tanto en el parque de Can Simonet como en el de Cotlliure”.

Desde la entidad vecinal reclaman, asimismo, a la presidenta del Govern, Francina Armengol, que actúe para “dar una solución a la vergonzosa situación que padecen los residentes de esta zona de Palma”.

“Es necesario poder recuperar los derechos de los más pequeños y ancianos para que disfruten de nuevo de su parque. Los vecinos también tienen derecho a hacer uso del entorno en su barrio”, recalcan.

Otro de los vecinos de Camp Redó manifiesta a Crónica Balear que, “día sí y día también”, pese a haber cinco contenedores para tirar las botellas, numerosas personas se concentran “para beber y drogarse, rodeados de basura y con niños en el parque. La Policía Local lo sabe de sobra pero no hace nada”, lamenta.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.