El acusado de asesinar a su exsuegro se disculpa:
El hombre acusado de asesinar y robar a su exsuegro en Sencelles, Mallorca, durante el inicio del juicio con jurado popular en la Audiencia Provincial de Palma, para quien la Fiscalía pide 30 años de cárcel. EFE


El acusado de asesinar a su exsuegro en una finca de Sencelles en mayo de 2017 ha pedido perdón en su turno de última palabra del juicio, en el que ha asegurado que el crimen “no tenía que haber pasado” y que ahora le tocará “pagar por ello”.

“Ha sido una semana muy fea”, ha asegurado el procesado en alusión a la vista llevada a cabo ante el tribunal del jurado, ante el que ha explicado que no se acuerda “de nada”, ni siquiera de algunos años de la infancia de su hija, nieta del hombre al que mató.

Además, ha señalado que desde que está en prisión ha sufrido varios ictus y que después de cada uno de esos episodios “no sabía que hacía allí” porque no tenía recuerdos.

Su abogado, Vicente Campaner, ha pedido al jurado popular que no incluya los agravantes de alevosía y ensañamiento en su veredicto, porque si concurrieran estas circunstancias, el ataque con el cuchillo se hubiera producido en la primera tentativa de matar a su exsuegro.

“Cuando le agredió con el cuchillo, el hombre ya estaba muerto”, ha comentado durante la lectura de sus conclusiones provisionales.

Además, ha asegurado que en el juicio no ha quedado acreditado “quién inició la discusión”, en contra de lo que ha indicado la fiscal del caso, María Quevedo. “¿Cómo pueden saber que mi cliente dio el primer golpe con el jarrón?”, se ha preguntado el letrado defensor.

Ha subrayado que el procesado el crimen bajo los efectos de la cocaína y que la víctima no estaba física y mentalmente “tan mal como se ha dado a entender durante el juicio”.

“Es evidente que era consumidor de cocaína”, ha puntualizado, por lo que ha pedido al jurado popular que tenga en cuenta su adicción y que “los tres días de fiesta hacían que perdiera el norte”.

Campaner ha declarado que es “estúpido” que el acusado fuera hasta la finca del camino de Son Creixell por un móvil económico, tal como han mantenido las acusaciones, y ha negado que su cliente supiera donde su ex suegro guardaba el dinero.

La defensa solicita para el procesado una condena de 9 años por homicidio, la Fiscalía pide 30 años de cárcel por asesinato y la acusación particular reclama que se le condene a prisión permanente revisable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.