Aliona Bolsova En 2020 tengo que ser un poco más agresiva
La tenista española Aliona Bolsova. EFE

Tras ponerse en el escaparate del tenis mundial clasificándose, con 21 años, para los octavos de final del último Roland Garros, la española Aliona Bolsova encara una ilusionante nueva temporada en la que se ha marcado como objetivo afilar su juego para poder competir con las mejores.

“Tengo que ser un poco más agresiva, porque ahora todas las jugadoras están jugando muy plano, muy rápido, a dos o tres tiros, y al final, si no coges tú la iniciativa, te la ganan ellas”, explica en una entrevista concedida.

La tenista de Palafrugell sabe que aspirar a cotas más ambiciosas el próximo año pasa por adaptarse al estilo de juego que ahora mismo triunfa en el circuito profesional femenino.

“Yo soy una jugadora a la que le gusta construir el punto y darle un poco más de pausa al juego, un poco como Carla (Suárez, que está entrenando en la pista de al lado), y tengo que aprender a tomar más la iniciativa en los puntos”, reconoce.

Aliona nos recibe en una de las pista de ‘greenset’ del Centro Municipal de Tenis Vall d’Hebron, que ocasiones alterna con las que tiene el CAR de Sant Cugat a cubierto. Está en plena pretemporada. Cuatro horas de tenis, gimnasio y vuelta al tenis, cada mañana -a veces en doble sesión- para ponerse a punto para 2020.

En París encadenó seis victorias seguidas (venía de la fase previa) para colarse en octavos y colocarse la 88 del mundo. Terminó el año la 115, pero con la convicción de que tiene tenis para estar más arriba.

Dice que el ránking no le obsesiona, “aunque obviamente uno de los objetivos es estar entre las cien primeras”, señalá Bolsova, consciente de que ese ‘top-100’ le permitirá entrar en el cuadro grande de los principales torneos de la WTA. “Pero, más allá de eso, quiero ser mejor cada día, como deportista y como persona. Lo demás vendrá solo”, añade.

Con Garbiñe Muguruza buscando recuperar su mejor nivel y Carla Suárez afrontando la temporada de su retirada, Aliona Bolsova sabe que, a sus 22 años, lidera junto a la valenciana Sara Sorribes (23) y la también catalana Paula Badosa (22) el relevo generacional del tenis español.

“Todas son grandísimas jugadoras, por supuesto, y detrás mío también hay muchas jóvenes que vienen con mucha fuerza. Hay mucho talento. De hecho, creo que el tenis español está genial ahora mismo”, opina.

Pero el actual circuito profesional femenino es, como Bolsova subraya, “tan exigente”, que parece imposible hacerse un hueco entre las mejores sin la regularidad necesaria.

“Realmente debes tener mucha constancia durante todo el año y no despistarte, porque todas trabajan muy duro, todas están ahí cada semana y todas te pueden ganar cierto día, así que no puedes estar más relajada un partido que otro. Cada torneo lo está ganando una jugadora distinta y siempre está entrando gente nueva. Por eso, mantenerse arriba es tan complicado”, resume.

Además, el aspecto mental es determinante en este deporte. Por eso, Aliona Bolsova, a quien su temperamento a veces le ha jugado malas pasadas, trabaja desde hace ya tiempo con un psicóloga.

“El tenis es un deporte muy duro a nivel mental, porque es muy solitario. Al final, en la pista estás tú sola, viajas durante todo el año, estás muy poco en casa, tienes muy poco descanso y ese ritmo debe saber llevarlo. Has de aprender a madurar con todos las experiencias y no dejar que las situaciones te coman”, apunta.

Aliona Bolsova está en ese proceso de madurar, “no solo como tenista sino también como persona”. Sabe que es necesario si quiere dar que hablar en 2020. Le insisto en que sea más precisa a la hora de describirme sus objetivos para el nuevo año. “Mejorar, mejorar en todo lo que pueda”, sentencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.