El primer chiquipark para perros en Palma


Álvaro y Adelaida hicieron realidad su sueño. Hace un año dejaron sus trabajos, invirtieron sus ahorros y se tiraron a la piscina. Decidieron apostar todo lo que tenían y crear un chiquipark para perros en Palma. Ahora hace dos meses que ByMascota ha abierto sus puertas en el centro de la ciudad. Concretamente, e encuentra en la calle Blanquerna, al lado de la cafetería Tudurí.

Se trata de un chiquipark o una guardería para perros. “Normalmente la gente deja durante todo el día a sus perros solos en casa. Tienen que entender que dejarlo solo tanto tiempo le genera problemas de conducta, ansiedad por separación, estrés y aburrimiento”, explica Adelaida. “Muchos dueños saben que no prestan suficiente atención a sus perros. Esto les genera un sentimiento de culpa y sobreprotegen a su mascota o le consienten cosas, que no deberían consentir”, asegura Álvaro.

Aunque un chiquipark para perros suene sinónimo de humanización, es todo lo contrario. “La idea es traer la naturaleza a la ciudad”, cuenta Álvaro. Su objetivo es reconectar a los perros con la naturaleza. Por eso, intentan que los perros que acuden a la guardería socialicen entre ellos y hagan manada. También hacen excursiones a la playa y a la montaña y llevan a cabo una serie de talleres.

Cuentan con decenas de juguetes, una piscina de bolas, un columpio y varios juegos, como “la alfombra olfativa”.“En la piscina de bolas hacemos juegos de olfateo. Tiramos una pelota que huele a nuestra mano y el perro busca esta en concreto entre todas las demás”, sostiene Álvaro. Además de guardería, ByMascota también cuenta con un servicio de peluquería canina y una tienda de artículos para perros.

El mejor sitio del mundo para los amantes de los perros

“A veces me cuesta asimilar que estoy trabajando. No me acostumbro a que ahora mi trabajo sea divertirme con perros”, asegura Álvaro. “Es el mejor trabajo del mundo”.

“Es frecuente que al salir a pasear a nuestro perro y encontrarnos con otros, digamos que ha hecho “un amigo”, pero no es así. Los perros, al igual que las personas, necesitan pasar más tiempo con otros perros para entablar lazos de afectividad. Por eso es tan importante que haya un punto de encuentro regular en la ciudad, en el que el perro conozca a los demás y les considere “amigos” de verdad”, explica Adelaida.

ByMascota no solo lo pueden disfrutar perros. Cualquier persona se puede acercar al chiquipark y acariciarlos. “En una ocasión, un niño pequeño vino por primera vez a ver a los perritos. Vino corriendo, tan emocionado, que no vio el cristal y se dio de frente contra él. Se pegó un “chichón” importante. La segunda vez que vino, ni se acordaba del golpe, solo quería ver a la perrita que le había dado tantos besos la otra vez”, cuenta Adelaida, con una sonrisa.

Perros conflictivos

En ByMascota los perros socializan entre ellos y hacen manada. Muchas veces esto soluciona los problemas de conducta que pueda tener el perro -si no son muy graves-. “Apolo cuando empezó a venir era un perro muy demandante y casi no socializaba. Ahora es uno más, y aunque sigue siendo un poquito pesado y pide mucho cariño, ahora sabe divertirse con los demás y es más independiente”.

“Hay gente que nos ha traído sus perros con un poco de miedo, porque nos decían que a veces atacaban a otros perros. Y cuando nos lo dejan, son unos buenazos. Esto es porque los perros que vienen con frecuencia a la guardería, hacen su propia manada y tienen una especie de jerarquía. Por eso, cuando vienen perros nuevos no se enfrentan. Saben cuál es su sitio y se suelen adaptar a la perfección”, explica Álvaro.

Proyectos de futuro

Además de todas las actividades y los servicios que ofrecen, sus dos dueños emprendedores no paran de pensar ideas innovadoras para sus talleres.

Hace poco en el chiquipark hicieron un taller de aromaterapia para perros. “Los olores van directamente al sistema emocional y al perro le ayuda a desenredar los nudos emocionales que se le hayan quedado a partir de traumas”, explica Álvaro.

Y eso no es todo. Cada viernes tiene lugar lo que llaman “encuentro de cachorros”. “Los cachorros están muy humanizados. Normalmente los venden al mes y medio y los separan del resto de la camada. Esto genera que muchos perros no se sepan socializar bien, porque cuando son cachorros necesitan estar con su manada, con perros de su mismo tamaño y de su misma energía”. Con estos encuentros de cachorros cada viernes, intentan precisamente esto: ayudar a socializar a los más pequeños.

El 21 y 22 de diciembre tienen previsto un taller de adiestramiento. Y en un futuro no muy lejano pretenden hacer sesiones de cine para perros y sus dueños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.