Subaru Forester Eco Hybrid el japonés más eficiente de los últimos 22 años
En suma, el Forester es el vehículo apropiado para los que busquen un SUV amplio y seguro, con aptitudes para campo, con un comportamiento dinámico en carretera y sin olvidar la eficiencia en consumo y en emisiones. EFE


El nuevo Subaru Forester, la oferta de la marca japonesa en el segmento de los SUV de los 4,50-4,60 metros de largo, llega con la vitola de ser el más eficiente de todas las generaciones que han estado a la venta en el mundo desde 1977.

Para ello el fabricante ha prescindido de las motorizaciones tradicionales de gasolina y de diésel y ha apostado únicamente por un propulsión híbrida (la denomina e-Boxer).

Esta está formada por la combinación de un motor de gasolina de dos litros y 150 CV y otro eléctrico de 16,7 CV, que le han hecho merecedor al Forester de recibir la etiqueta medioambiental ECO que permite entrar al centro de las grandes ciudades o pagar menos en los estacionamientos regulados.

Gracias a esta motorización híbrida, que hemos probado por la zona noroeste de Madrid y de Segovia, el Forester puede circular solo con el motor de gasolina, solo con el eléctrico (para distancias cortas y cuando dejamos de acelerar en una carretera llana o en una bajada) o bien con los dos.

Este último caso es el habitual cuando de los dos modos de conducción de los que disponemos se elige -desde un botón en el volante- el más potente, el Sport (el otro se denomina Intelligent y está más enfocado a una conducción eficiente).

Respecto a la cuarta y última generación del Forester, este SUV ha crecido ligeramente en longitud 1,5 centímetros (hasta 4,62 metros), en anchura 2 centímetros (1,81 metros) y en altura 5 milímetros (1,73 metros).

Lo que se mantiene, en 22 centímetros, es la distancia de la carrocería al suelo para que podamos seguir conduciéndolo fuera del asfalto con garantías.

También la amplitud a bordo y el que se trata de un coche muy luminoso gracias a la amplia superficie acristalada que monta, que crece aún más si elegimos el techo del mismo material.

El Subaru Forester también destaca por el espacio destinado al maletero que, a pesar de alojar la batería auto recargable que permite el funcionamiento eléctrico, ha crecido en 4 litros, hasta los 509 litros.

Comparado con el modelo que sustituye, cuya línea de diseño mantiene, la conectividad que ha recibido es de última generación y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Lo que no puede montar es navegador en la pantalla central de 8 pulgadas, que es táctil.

En carretera, se aprecia que la nueva plataforma que se ha utilizado para la fabricación del coche le ha dado mayor rigidez a la carrocería, al tiempo que ha permitido controlar aún más los balanceos característicos de los SUV al tener un centro de gravedad más alto.

Esto, combinado con una amortiguación que absorbe muy bien el mal estado de los firmes o los resaltos de las vías, le hace un coche muy confortable (la caja es automática de variador continuo y algo ruidosa en aceleraciones) y seguro de conducir.

De serie equipa el paquete de ayudas a la conducción EyeSight: aviso de colisión con asistencia a la frenada, control de crucero y adaptativo, aviso de salida de carril y mantenimiento en este, control del acelerador y alerta de derrapado y de avance del coche delantero.

En campo, el comportamiento todavía es mejor, ya que Subaru siempre ha apostado porque sus coches salgan de fábrica con la tracción total AWD.

A pesar de las ruedas de verano de la unidad probada (opcionalmente Subaru ofrece gomas de invierno o mixtas para campo), en ningún momento el coche se ha quedado parado en la ruta 4×4 que hemos hecho y en la que hemos atravesado roderas embarradas, pequeños cruces de puente y zonas encharcadas, y en la que no ha faltado un pequeño descenso en el que comprobar el buen funcionamiento del control de pendientes X-Mode.

En suma, el Forester es el vehículo apropiado para los que busquen un SUV amplio y seguro, con aptitudes para campo, con un comportamiento dinámico en carretera y sin olvidar la eficiencia en consumo y en emisiones.

El precio de partida (incluidos descuentos) es de 34 450 euros para el acabado Sport Plus, al que sigue el Executive (35 150 euros) y el Executive Plus (36 650 euros).

En el equipamiento de serie (además de la caja automática, los asistentes a la conducción y la tracción AWD) se incluyen también las llantas de aleación de 17 pulgadas, el climatizador bizona, los faros full led adaptativos o los asientos delanteros eléctricos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.