Desalojan a todos los vecinos de un edificio de Palma por riesgo de colapso


Los Bomberos de Palma han desalojado a un total de 14 vecinos de un edificio de Pere Garau, en Palma, por peligro de colapso. Los residentes, sin embargo, expresan su malestar ante las alternativas que el Ayuntamiento les ha ofrecido para albergarles.

La finca se encuentra situada en la calle Joan Mestre, 10, esquina con Lluís Martí, 73, y hasta allí se desplazaron ayer las dotaciones. Uno de los vecinos les habían alertado de la presencia de una viga en mal estado sobre el hueco de la escalera.

Sin embargo, cuando a las 14.00 horas los Bomberos llegaron al lugar constataron que no sólo esa viga se encontraba en grave deterioro sino también varias más que amenazaban con riesgo de derrumbe.

Tras dar por concluidos sus trabajos de revisión, los efectivos ordenaron precintar y desalojar el edificio, compuesto de planta baja, primera, segunda y de un altillo. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Palma, por su parte, ofrecieron realojar en albergues a los vecinos, si bien dos de ellos han podido alojarse en casa de sus familiares.

Esta mañana, de nuevo, los Bomberos han hecho acto de presencia en la zona junto a varios aparejadores del área municipal de disciplina urbanística. Son éstos quienes deben emitir en breve un informe que indique cuántas reparaciones es necesario realizar, si el edificio desalojado debe derruirse para levantarlo de nuevo y el plazo requerido para ello.

En declaraciones a Crónica Balear, los vecinos , la mayoría con niños, recriminan la respuesta ofrecida por el Consistorio palmesano y aseguran que no saben adónde ir.

No en vano, la hija de una de las residentes explica que el Ayuntamiento les ha ofrecido reubicarles en varios albergues, pero los afectados muestran su disconformidad: “No somos presos, lo que queremos es una vivienda en la que poder vivir tranquilamente y poder estar con nuestra familia hasta que el edificio esté reformado”.

“Mi madre lleva treinta años aquí y, de repente, se ha encontrado en la calle, con una mano delante y otra detrás”, lamenta la mujer.

El edificio desalojado “se viene abajo”

La afectada explica que, hace un tiempo, la vecina que vive en el altillo construyó varias habitaciones, lo que provocó que las viviendas de abajo, debido a su antigüedad, “fuesen viniéndose abajo“.

Precisamente, la casa de su madre se encuentra debajo aquélla y ha podido ver cómo el techo del domicilio “se le ha ido viniendo encima”.

“Necesitamos un casa para su intimidad, no estamos pidiendo nada más. El Ayuntamiento, incluso, ha mandado a mi madre pagar la reforma, cuando no ha tenido culpa de nada”, deplora la mujer. Y recalca que con los 500 euros que cobra de pensión “no puede ni irse de alquiler. Mientras todo se arregla, sólo pedimos una vivienda en la que poder estar“.

3 Comentarios

  1. Lo que no entiendo es como la vecina del altillo hizo esa reforma que a la postre ha acabado por hundir el edificio…ella debería ser responsable directa de las reparaciones e indemnizaciones que sean necesarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.