Cort ya ha derribado el bloque VIII de la zona de viviendas sociales de Camp Redó en medio de las protestas vecinales. Según la plataforma Salvem Camp Redó, con esta actuación el Ayuntamiento de Palma “se lava las manos” demoliendo un edificio expropiado y “abandona los compromisos integrales” previstos para toda el lugar.

La regidora de Urbanismo, Neus Truyol, ha asegurado que la demolición del bloque Vlll “correspondía a una demanda solicitada por los vecinos”. Sin embargo, la plataforma vecinal aseveran que la demanda “sigue siendo y era el plan de rehabilitación integral, paralizado desde 2012″ pese a su aprobación en 2008.

“El derribo del bloque Vlll volverá a dejar un espacio abandonado y sin ninguna actuación del Ayuntamiento”, lamenta la entidad. Recalca que esto provocará que “las hogueras y la falta de atención, limpieza y mantenimiento por parte de Cort dejarán un nuevo espacio degradado como sucedió tras el derribo del bloque Xlll”.

En esta línea, desde Salvem Camp Redó consideran que Truyol “no puede hablar de cumplimientos con los vecinos, ni de espacios amables y acondicionados, ya que sería un recital de demagogia“.

De hecho, recuerdan cómo el pasado día 15, tras una reunión con Salvem Camp Redó, la Asociación Camp Redó-Can Roig y la Federació de Veinats de Palma, Urbanismo “rechazó activar el Plan de Rehabilitación integral de la zona en voz de la propia regidora”.

La Concejalía de Urbanismo, señalan, propuso seguir formalizando comunidades ya que “muchas de ellas tienen viviendas financieras y empresas que se han desentendido de la colaboración con sus escaleras”.

Hay que recordar que el Govern posee viviendas tapiadas en la zona que intentó ceder a Cort, “pero sin éxito porque el Ayuntamiento ha rechazado la cesión tras encontrarse tapiadas o con cargas”.

Rehabilitación integral de Camp Redó paralizada

La entidad recuerda que el propio alcalde, José Hila, prometió en 2015 la rehabilitación integral paralizada. “Eso mismo ha hecho el equipo de Més per Palma, presentar un plan integral en campaña municipal, en mayo de 2019, y directamente negar lo que habían anunciado“.

Desde la plataforma subrayan que más de 28 comunidades de los bloques sociales no han optado a ningún tipo de subvención, ya que Cort se las ha negado. “Les informaron, según afirman algunos vecinos, de que deben tener la comunidad formalizada, por lo que a a muchos les es imposible contactar con las financieras o empresas que tienen aquí propiedades para que colaboren en el proceso”.

“En muchos casos hay personas mayores que no son capaces, por sí mismas, de hacer todos éstos trámites. Es imposible que un buen número de comunidades puedan acceder a las mejoras de sus fachadas y escaleras”, lamentan.

Según Salvem Camp Redó, Cort dispone de informes de vulnerabilidad, uno de los cuales advertía de la necesidad de actuar desde el ámbito social, económico y urbanístico en esta zona.

“Para nuestra entidad vecinal, junto a la Asociación Camp Redó-Can Roig y la Federació de Veinats de Palma, lo más importante son las familias más necesitadas, la dignidad de barrio y trabajar desde la parte social”, añade la plataforma.

Y subraya la cantidad de personas mayores solas que tienen una pensión de 400 euros y que “tampoco optan a ningún tipo de subvención”. Tan sólo 16 comunidades de 62, añade, han optado a la misma.

La entidad abunda en la importancia de reactivar el plan integral que la regidora “ha rechazado”, por lo que así lo reclamará a través de una audiencia con todo el equipo de gobierno de Cort.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.