Ecociudades, moda,medio ambiente


Hoy es el día mundial del urbanismo. Al celebrarlo, se intenta concienciar a la población sobre el impacto ambiental que produce el desarrollo de las ciudades. En estos días de versión “eco” en todo lo que nos podamos imaginar, aunque también de greenwashing (que, resumidamente, vendría a consistir en dotar de un aspecto ecológico alguna acción empresarial, solamente para conseguir un beneficio comercial o para rellenar de contenido una campaña de marketing), tenemos, cómo no, ecociudades. Debajo de estas líneas, un rinconcito que podría pertenecer a una de ellas. Es la Tree Tower de Toronto. Sigue leyendo, que más adelante llegan los estilismos para habitarlas:

 

En estas ciudades, y gracias a un diseño estratégico, se busca optimizar los recursos naturales en el planteamiento y la construcción de los edificios de manera que sean más sostenibles y más armónicos con el entorno. Es decir, que dé más gustito vivir allí.

Se calcula que en las ciudades se genera el 70% de las emisiones de CO2. El objetivo es reducirlo a un 45% en 10 años, y que en el futuro se compensen los gases que no se puedan erradicar. Aquí abajo, como ejemplo, dejo algunas imágenes de la “Ciudad Forestal” de Liuzhou, en China, cuyos edificios estarán cubiertos de un millón de plantas de diferentes especies, y 40.000 árboles. El objetivo es combatir el calentamiento global y compensar la emisión de dióxido de carbono con su producción de oxígeno.

Y claro, te preguntarás, ¿qué debo ponerme si estoy en una ecociudad? Es una pregunta inteligente. Lo primero que se me ocurre es el nuevo uniforme de debate político, urbano y desenfadado a la vez, estudiado para dar sensación de cercanía, y que consiste en una camiseta básica blanca (la variante gris clarito también se acepta) con americana o blazer encima. Sobre el color, eso depende de tu ideología. Eso sí, llevar el pelo recogido con cola de caballo casa bien tanto en la extrema derecha como en la extrema izquierda. Muy importante el aspecto de cabello mojado. Sin querer, se ha democratizado un peinado.

Si resulta que la ciudad en cuestión tiene un servicio urbano de transportes parecido al de Palma, y por lo tanto te toca coger taxi, te sugiero que prepares cualquier vestidito de Johanna Ortiz para la ocasión, como nos muestra desenfadada Karolina Kurkova.

Si lo que deseas es sentir la suavidad “eco” del algodón orgánico sobre tu piel, o de fibras realizadas a partir del plátano, o de cítricos o de otros materiales que se han desarrollado recientemente (ya sabes, esas cositas que te descubrimos desde esta sección), puede ser que te interese esta marca:

Me apunta un amigo que la intervención en la Gran Vía de Madrid es un buen ejemplo de iniciativa para mejorar la sostenibilidad de una ciudad. Desde luego, ha sido una obra llena de polémica. ¿Cuál es tu opinión sobre ella? Se hizo eterna para los residentes y visitantes recurrentes a la zona. Si nos lees desde Madrid, quizás vistas así:

https://www.instagram.com/p/BxKDR_hnyr6/

En resumen: ojalá que el lugar en el que vivas sea agradable. Ojalá nuestras ciudades y pueblos se construyan con una estrategia previa que proteja a sus habitantes y al entorno. Ojalá que el aire que respiras cada día esté limpio y se preserve así. Y así con un montón de ojalás, que tod@s tenemos unos cuantos. Es el primer paso para materializarlos. ¡Feliz semana!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.