Los pescadores avisan el Mediterráneo puede acabar igual que el Mar Menor


El Mediterráneo puede sufrir en el horizonte de cincuenta o sesenta años una catástrofe medioambiental comparable a la del Mar Menor, la mayor laguna salada de España que ha perdido toda su fauna en un perímetro de tres kilómetros, en San Pedro del Pinatar, y cuyos fondos profundos se están descomponiendo en su totalidad por la excesiva presencia de nitratos tras décadas de vertidos.

El presidente de la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, Jesús Sánchez, avisa de que la recuperación del ecosistema va a ser muy lenta, en ningún caso «a un año vista como augura algún científico cercano al gobierno», y pasa por intervenir solo en tierra y dejar que actúe la capacidad natural del mar para recuperarse.

El pasado sábado, cuando aparecieron en la orilla de la playa Villananitos de Lo Pagán tres toneladas de peces y crustáceos muertos, «fue uno de los días más tristes de mi vida», afirma Jesús Sánchez, la quinta generación de una familia de pescadores que siente «rabia y frustración» por la «desidia» de la Comunidad Autónoma durante años, pese a las advertencias del sector y la comunidad científica, y el incumplimiento «sistemático e intencionado de hasta doce figuras de protección medioambiental» que protegen el Mar Menor.

Sánchez cree que los principales responsables de la situación en la que se encuentra la albufera murciana son el Gobierno regional y la industria agroalimentaria, no así los pequeños productores del campo, y pone el énfasis en la posibilidad real de que el Mediterráneo sufra una crisis similar a la del Mar Menor.

En su opinión, la ventaja del Mediterráneo respecto a la laguna salada es su mayor tamaño, si bien es un mar prácticamente cerrado, salvo en el estrecho de Gibraltar y el canal de Suez, que tiene emisarios de los alcantarillados, recoge vertidos de salmueras de las desalinizadoras por las que apuestan los gobiernos y sufre, a la vez, los daños para el ecosistema de las cada vez más numerosas granjas de engorde de pescado.

«Los gobiernos europeos se están cargando la pesca y promoviendo a la vez las piscifactorías, con los daños que producen al ecosistema», advierte el responsable de los pescadores de San Pedro del Pinatar, quien llama a que se abra en Europa un «debate profundo, alejado de intereses privados y de las grandes industrias, para cuidar los mares y respetar la propia capacidad de recuperación de los ecosistemas».

Para el caso de la laguna salada pide actuaciones urgentes en tierra, no así en el mar porque «tardará años, pero si no se toca puede recuperarse» y, entre esas medidas, reclama la eliminación de los vertidos de nitratos al mar, el arreglo de las redes de alcantarillado en los municipios ribereños, la regulación de accesos de embarcaciones a motor y el derribo de algún puerto deportivo.

«Hemos llegado a una situación en la que nadie quiere ceder, pero si no lo hacemos nos quedaremos con un mar muerto y con una comarca hundida para siempre», asegura Sánchez, quien apela a las autoridades para que «dejen de mirar hacia otro lado y de responder a los intereses del sector industrial», en referencia a las grandes explotaciones agrícolas asentadas en la comarca en los últimos tres lustros que, según él, han colmatado la capacidad del mar Menor.

En unos días, los pescadores de San Pedro esperan tener el resultado del informe técnico que han encargado para determinar la causa de la muerte de toda la producción pesquera de Lo Pagán, así como algún avance en las conversaciones que mantienen con la Comunidad Autónoma para «restituir el daño causado a los trabajadores y arbitrar asignaciones económicas que eviten su ruina definitiva».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.