Toda la clase política ha reaccionado este lunes a la sentencia del «procés», desde el Gobierno con el aviso de que no tiene intención de indultar y Pedro Sánchez defendiendo el «cumplimiento íntegro» de dicha sentencia hasta la petición de «amnistía» del presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Respuestas que han comenzado desde antes incluso de que el Tribunal Supremo diese a conocer oficialmente esta histórica resolución.

A primera hora el Gobierno lanzaba una campaña en redes con varios ministros de Sánchez defendiendo la fortaleza de la democracia española, y poco después el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ya con la sentencia publicada, despejaba las dudas sobre los indultos: «no procede» hablar de ello porque no es voluntad del Ejecutivo.

Después llegaba la declaración institucional del presidente del Gobierno en funciones, y en ella Pedro Sánchez no ha entrado de forma explícita en la cuestión del indulto, pero sí ha recalcado, repitiendo la frase, que el Ejecutivo respeta y acata la sentencia, y eso significa que garantiza su «íntegro cumplimiento «.

Tras considerar que esta sentencia demuestra el «fracaso» del independentismo y apostar por una nueva etapa de diálogo dentro de la ley, pero avisa también de que el Gobierno se mantendrá «atento» a las respuestas a la sentencia, garantizará la «convivencia y la seguridad» y tomarás las medidas que sean necesarias si se vuelve a incumplir la ley.

Antes de Sánchez comparecía Quim Torra para calificar de «injusta y antidemocrática» esta sentencia y para exigir el «fin de la represión y la libertad de presos políticos y exiliados», incluida la «amnistía como punto final» para los «represaliados».

El presidente de la Generalitat, además, anunciaba que hoy mismo enviará al Rey y al presidente del Gobierno en funciones sendas cartas para pedirles una reunión urgente y tratar «la crisis que se abre con la sentencia» y la «hora grave» que vive Cataluña.

Entre los líderes nacionales el debate sobre el indulto -y la petición de que no los haya por parte de la derecha- ha sido uno de los temas más hablados en las reacciones a la sentencia.

El líder del PP, Pablo Casado, ha exigido a Sánchez un compromiso claro al respecto, y según fuentes de su entorno no ha considerado suficientes las explicaciones que después ha dado el presidente del Gobierno en funciones.

Casado, que ve adecuada la sentencia aunque ha propuesto una reforma del Código Penal que incluya el delito de rebelión sin violencia, ha recalcado que «quien la hace la paga» pero ha reclamado que el Estado recupere las competencias penitenciarias transferidas a la Generalitat para evitar discrecionalidad en el cumplimiento de las penas.

«Hoy se ha hecho justicia», decía por su parte el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien también ha exigido que no haya indultos ni privilegios para los condenados.

A diferencia del resto de líderes, el de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Más Madrid, Íñigo Errejón, no han convocado a la prensa para posicionarse.

Iglesias ha considerado que «todo el mundo» debe respetar y asumir la sentencia y ha remarcado el consenso del tribunal sobre que no hubo violencia.

Pero una vez que el Gobierno ha asegurado que no contempla indultar, el líder de Podemos ha recordado que «en España se indultó a los terroristas Barrionuevo y Vera, al jefe del golpe de Estado del 23F Armada y el Supremo llegó a pedir el indulto a Tejero».

Errejón no ha querido comentar la sentencia pero sí ha dicho que se ha llegado a esta situación «como resultado del bloqueo y del abandono de la política».

Vox no se queda en la reacción y su presidente, Santiago Abascal, ha anunciado un recurso contra la sentencia porque considera probada la rebelión y porque cree que hay «un golpe de Estado vivo y una rebelión en marcha en Cataluña».

En Cataluña, los dirigentes independentistas se han alineado con Torra en su férrea crítica a la sentencia.

«La democracia ha muerto en el Estado» y la sentencia supone «la mayor agresión» a Cataluña desde el juicio al expresidente catalán Lluis Companys, fusilado en 1940, según han recalcado la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, y el portavoz del grupo del Congreso, Gabriel Rufián.

Rufián ha llamado a responder en la calle, de forma pacífica y cívica, pero también en las urnas, en las próximas elecciones, esta resolución. «Si su venganza ha sido una sentencia, la nuestra será una urna», ha dicho.

Y «con más urnas y más política» ha propuesto la candidata de JxCat, Laura Borrás, responder a esta sentencia que llega ya «con daños irreparables, además de los que causará».

Por Comú Podem, Jaume Asens se ha mostrado indignado tras la publicación del fallo y ha asegurado que «el diálogo pasa necesariamente por la libertad de los presos», una idea en la que también ha incidido la dirección colegiada de IU.

Desde Bruselas, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, huido de la justicia y contra el que el juez LLarena ha dictado una nueva orden europea de detención, ha considerado que la sentencia confirma la estrategia de «represión y venganza» contra el independentismo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.