La moda al rescate del medio ambiente


Hoy participaré en una charla informativa sobre economía circular. Se hablará sobre las diferentes iniciativas existentes para mejorar el impacto que generamos en el medio ambiente, tanto individualmente como de manera colectiva. Será en c/ Ciutat de Querétaro, 3, en Palma, a las 19.00 horas.

Uno de los motivos por los que me han invitado a este evento es porque la moda está considerada la segunda industria más contaminante del planeta. Vaya…, pues sí, sigue siendo así. Sin embargo, las grandes empresas del sector llevan años esforzándose en cambiar este hecho. Sí al tartán, aunque respetando el medio ambiente.

Y es que resulta que para hacer una camiseta se necesitan unos 2.500 litros de agua (en torno a unas 52 lavadoras, por decirlo de otra manera), y si se trata de unos pantalones vaqueros, la cosa iría en torno a unos 2.500 a 3.500 litros (10.000 litros el kilo, de media). Y aún peor: esa agua, contaminada con los químicos que se utilizan en el proceso, es vertida en muchos casos directamente a los ríos y mares. Y claro, muy ecológico, en principio, no es.

Cultivar la planta del algodón requiere de un esfuerzo hídrico importante (además de los fertilizantes y pesticidas que se suelen utilizar), y crear poliéster implica utilizar petróleo refinado. La viscosa puede ser un poco mejor, aunque sigue siendo “un desastre”. Pero tranquil@s, hay uno, o varios, rayos de luz y esperanza al respecto.

 

 

Mientras busco información para nutrir mi exposición breve, me llega un vídeo informativo sobre la campaña global Detox de Greenpeace, iniciada en el año 2011, y que busca el compromiso, por parte de las marcas, de reducir la utilización de ciertos químicos en la fabricación de sus tejidos, así como transparencia sobre los datos de las aguas residuales generadas.

Siete años más tarde, se habían adherido al compromiso 80 empresas. A pesar del volumen de alguna de ellas, eso sólo significa el 15% de la producción mundial. Aun así, es un avance a celebrar.

Y algo más, muy importante: leo en el informe que las marcas consideran necesario que los países productores adopten leyes nacionales sobre el vertido de aguas residuales, así como una regulación a nivel global sobre los estándares y requisitos para la utilización de ciertas sustancias químicas. Ya se están haciendo avances en ese sentido. En pocas palabras, que para producir de manera responsable se necesita un esfuerzo global.

 

Y eso incluye un cambio de perspectiva por parte del consumidor final. Tú, yo, nosotros…Desde los años 90 se ha ido desarrollando una especie de adicción a consumir nuevos artículos de moda. La locura era actuar como si los recursos fueran inagotables durante tanto tiempo. Nos hemos acostumbrado a la producción en masa, que es devorada por armarios insaciables. Sin embargo, ya sabemos que ese ritmo es inasumible por nuestro planeta.

El futuro, ya el presente para algunas compañías, trae nuevos sistemas de producción, en los que se utilizan menos productos químicos, y éstos no son tan agresivos con el medio ambiente. También se ha creado ya la tecnología para consumir menos agua. La empresa española Jeanología, por ejemplo, quiere eliminar los vertidos de agua necesarios para fabricar vaqueros, en 5 años.

View this post on Instagram

Everyday flare.

A post shared by Wrangler (@wrangler) on

Por otro lado, el concepto del upcycling (es decir, reutilizar) es cada vez más popular. Se trata de utilizar y dar nueva vida a objetos que parecían destinados a morir. Aplicado a la moda, se refiere a marcas que utilizan en su producción tejidos que son excedentes de proveedores, o prendas ya confeccionadas. Sobre este tema, seguro os contaré cositas interesantes pronto.

Por último, cada vez se utilizan más materiales creados a base de productos reciclados. Aquí tenemos el ejemplo de Ecoalf, aunque hay otras opciones: Orange Fiber crea fibras a base de cáscaras de naranja y otros cítricos. Imagínate algo así en Sóller. Si alguien se lo plantea en serio, que me lo diga, por favor, que igual me apunto.

View this post on Instagram

This is a piece from the #HmConsciousExclusive collection created with our fabrics from citrus juice by-product by @hm. Sustainability, innovation and research blend together to celebrate Nature and restart fashion in a greener way 🍊🍊🍊🍊🍊🍊🍊🍊🍊🍊 #sustainablefabrics #sustainableluxury #sustainabledesign #madeinitaly #orange #design #newmaterial #fabricforfashion #sustainablestyle #greenfashion #greenlifestyle #orangefiber #wearorange #earthday #sustainablethingking #restartfashion #fashionrevolution #hmconsciousexclusive #savetheplanet #everydayisearthday #saveearth #sustainablefashionblogger #sustainablefabrics #hm #hmsustainability #restartfashion #closetheloop #fashion #fashionindustry #collaboration #innovation #hmconscious

A post shared by Orange Fiber (@orangefiberbrand) on

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.