Cort subastará mañana 405 vehículos del depósito de Son Toells


La teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover, ha anunciado este jueves que los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Palma están estudiando demandar por «daños y perjuicios» y «posibles calumnias» a quiénes han cuestionado la legalidad de la subasta de vehículos viejos celebrada el pasado jueves en Son Toells.

«La subasta que se hizo el pasado jueves fue de chatarra, de vehículos que nunca más podrán volver a funcionar», ha asegurado la concejala, en una rueda de prensa en la que también ha estado presente el jefe de la Policía Local de Palma, Josep Palouzié.

Tras haber revisado de nuevo todo el procedimiento administrativo, Adrover ha insistido en que la subasta «fue totalmente legal». «Si hubiéramos detectado algún error, ahora lo diríamos», ha reiterado.

La concejala ha indicado que las empresas que optaron a la subasta conocían, porque así se les comunicó previamente, que debían hacerse cargo de los gastos que podían producirse tras la adquisición de los «vehículos obsoletos» y «sin posibilidad de una segunda vida».

«Las empresas que optaron a la puja sabían que, antes del desguace definitivo de los vehículos deteriorados, debían hacer frente a trámites ante la Dirección General de Tráfico o la Policía Local», ha manifestado Adrover.

«Además, tras la subasta, los compradores tenían tres días para remitirnos alegaciones, y no nos enviaron nada de nada», ha explicado.

«Sólo se dedicaron, y tenemos sospechas de que con mala fe, a intentar dañar la imagen del Ayuntamiento de Palma y de la Policía Local«, ha señalado Adrover. «De ahí que hayamos trasladado el tema a nuestros servicios jurídicos», ha insistido la concejala de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma.

«No vamos a consentir que se ponga en duda el tratamiento exquisito que estamos siguiendo para ir vaciando el depósito de Son Toells», ha comentado.

Por su parte, Josep Palouzié ha refrendado las palabras de la concejala. «No vendemos coches robados», ha asegurado. «Vendemos chatarra, vendemos residuos sólidos que nunca más podrán volver a funcionar como vehículos», ha matizado.

«Por poner un ejemplo, la tasación de un antiguo camión estaba en torno a los 50 o 60 euros, precio de chatarra», ha insistido.

Palouzié ha remarcado también que los vehículos depositados en Son Toells «han pasado todos los trámites reglamentarios como las notificaciones a sus propietarios o notificaciones de abandono», con lo que, superados los plazos sin obtener respuesta, pasan a subasta como «inservibles».

La empresa Hiermar fue la ganadora de los lotes 3 y 4 (furgonetas y camiones) y ya ha hecho efectivo el pago de la puja.

La empresa Desguaces Son Castelló ganó los lotes 1 y 2 (turismos y motos) y el Ayuntamiento le reclama el importe de la puja que, según Adrover, «todavía no ha efectuado».

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.