Trasladan las 37 tortugas marinas nacidas en Ibiza a Mallorca y a Valencia


Las 37 tortugas marinas nacidas en los últimos días en Ibiza, en la incubadora del Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (COFIB) de los dos desoves registrados en playas de la isla el pasado julio, han sido trasladadas a dos centros de Mallorca y al Oceanogràfic de Valencia.

Los ejemplares de tortuga Caretta caretta pasarán un año en cautiverio hasta que lleguen a adquirir las proporciones idóneas que les permitan mejores condiciones de supervivencia, es decir, hasta que pesen un kilo y midan unos 30 centímetros, ha informado la Conselleria balear de Medio Ambiente y Territorio en una nota.

Transcurrido este tiempo, las tortugas marinas serán liberadas en una playa de Ibiza para que, una vez sean adultas, las hembras puedan regresar a hacer la puesta en el mismo lugar donde nacieron, como realiza esta especie.

En cuanto a la distribución de los ejemplares, 19 han sido trasladados al Área de Restauración y Conservación de Animales Marinos (ARCA del Mar) del Oceanogràfic de Valencia, 9 al Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (LIMIA), en Andratx, y otras 9 a Palma Aquarium.

Medio Ambiente ha destacado que el Oceanogràfic de Valencia cuenta con una amplia experiencia en la cría de tortugas y ya han devuelto al mar 495 ejemplares, mientras que las instalaciones de Mallorca se han ido preparando durante los últimos días para cumplir los protocolos y garantizar las mejores condiciones para los animales.

Recuerdan que los dos desoves registrados en julio en Ibiza, concretamente en Platja d’en Bossa y en es Cavallet, son las primeras puestas de huevos en Baleares de la historia moderna. Advierten de que la tendencia al calentamiento del mar convertirá este hecho en habitual.

Desde que se detectaron las puestas, Medio Ambiente vigiló los nidos. De los 160 huevos iniciales, 58 en el desove de Platja d»en Bossa y 102 en el de es Cavallet, quedaron 38 huevos viables, correspondientes todos a la primera puesta.

Los huevos permanecieron vigilados 24 horas al día en la playa de es Cavallet, en el Parc Natural de ses Salines, hasta principios de septiembre, hasta que fueron trasladados al COFIB para más seguridad cuando nacieran.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.