Gran Hermano VIP y MasterChef Celebrity, dos colosos que se declaran en guerra
(De izq a der) El jurado de MasterChef, Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez, posan para los medios, el pasado martes, durante la celebración del FesTVal en Vitoria, en el que se presentó la nueva edición de MasterChef Celebrity de TVE. EFE


Los programas de «reality show» se han convertido, sin duda, en el género televisivo por excelencia en España, especialmente dos formatos, Gran Hermano (GH) y MasterChef, cuyas ediciones «vip» y «celebrity», respectivamente, se batirán a partir de mañana en una encarnizada lucha de audiencias.

Dos colosos de la televisión que en esta temporada compartirán día de emisión (los miércoles), y franja horaria (ambos en «prime time» a partir de las 22:00 horas), una apuesta fuerte de las dos cadenas, Telecinco y Televisión Española (TVE), por hacerse con la hegemonía de la telerrealidad española.

Y es que ambos formatos gustan, y mucho, a los espectadores, aunque no tengan nada que ver el uno con el otro, solamente comparten los rostros conocidos de sus respectivos concursantes, y hasta en eso hay también notables diferencias.

MasterChef luce un espíritu más afable y familiar, en el que la diversión está servida pero sin olvidar tampoco su labor docente, pues los participantes deben demostrar su buena maña en los fogones con el aprendizaje y puesta en práctica de las más sofisticadas técnicas de alta cocina impartidas por Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.

Además, los concursantes suelen ser mucho más conocidos e identificables por el gran público, y esa es otra de las garantías de un programa que, a diferencia de GH, es también sinónimo de éxito con los anónimos y con los junior.

Las celebridades de esta edición conforman un cóctel de lo más apetecible, desde la inocencia de Tamara Falcó a la garra de Ana Obregón, pasando por la marcada personalidad de Vicky Martín Berrocal o la simpatía de Elena Furiase, Almudena Cid y Marta Torné.

Las risas están más que aseguradas también con los Chunguitos, el Sevilla o las actrices Yolanda Ramos y Ana Millán, unos auténticos animales televisivos que forman también parte de un programa completado por los actores Álex Adrover y Félix Gómez, el diseñador Juan Avellaneda y el exbaloncestista José Miguel Antúnez.

Todos ellos buscarán unirse a Miguel Ángel Muñoz, Saúl Craviotto y Ona Carbonell en la nómina de ganadores de un «reality» que ha enganchado a millones de españoles.

Pero no lo tendrá fácil, pues también mañana y a la misma hora arranca la séptima edición de GH VIP, uno de los dos buques insignias de la telerrealidad en Mediaset, un programa que año tras año devora a sus competidores, y en el que los conflictos y los escarceos amorosos suelen ser el pan nuestro de cada día.

Y los que han hecho que tenga también un público muy fiel, atraído por un «show» que nada se parece a aquel que se llevó Ismael Beiro hace ahora 19 años y que fue todo un fenómeno de masas por lo novedoso del formato y por la ingenuidad de unos concursantes que no sabían dónde se metían ni a lo que se exponían.

Ahora todo está más orquestado, los participantes conocen perfectamente el funcionamiento, y para ello entran con estrategias bien marcadas, asumiendo unos papeles que van desde la víctima al verdugo, a los que buscan pasar desapercibidos o los que pretenden ser el perejil de todas las salsas.

Sea como fuere, a la gente le encanta este formato, disfruta con la peleas, las discusiones, los amoríos y también con los momentos divertidos que suelen darse especialmente en las galas que dirige Jorge Javier Vázquez o en las fiestas en la que los concursantes suelen desmelenarse y hasta olvidarse de las cámaras, gracias también a lo «hidratante» del agua con misterio.

Y para ello hay que buscar perfiles muy concretos y que den ese juego, de momento la gran mayoría productos de la propia cadena, como Mila Ximénez, Anabel Pantoja o Alba Carrillo; concursantes de otros «realities» o «talents shows» como Adara (GH 17), Noemi Salazar (Gipsy Kings), el Cejas (Got Talent) o personajes que han alcanzado la fama por ser o haber sido «parejas de…»

Son el caso de Nuria Martínez, novia de Omar Montes; Estela Grande, esposa de Diego Matamoros; Hugo Castejón, el que fuera amigo especial de Miriam Saavedra; o el cubano Dinio, que saltó a la fama por su medíatico «affaire» con Marujita Díaz.

La guerra está servida: GH VIP y MasterChef Celebrity arrancan mañana en un claro duelo por hacerse con la hegemonía de los «realities» en España.

Ahora solo queda esperar tres meses y que la audiencia, tan importante en este tipo de programas, hable y otorgue el ansiado cetro al coloso de Mediaset o a uno de los estandartes de TVE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.