Europa gana la tercera Copa Laver y mantiene su hegemonía en el torneo
EFE


Una victoria del alemán Alexander Zverev ante el canadiense Milos Raonic, por 6-4, 3-6 y 10-4, dio a la selección europea los puntos que necesitaba para proclamarse este domingo campeona de la Copa Laver, el duelo anual Europa-Resto del Mundo, que los del Viejo Continente han ganado en sus tres ediciones.

Sin el español Rafael Nadal, que hoy se retiró a última hora del torneo por lesión en su muñeca izquierda y no pudo disputar los dos partidos para los que había sido convocado, los europeos perdieron los dos primeros duelos del día, dando esperanzas de victoria al combinado mundial, equipado de rojo y dirigido por John McEnroe.

En el primer partido de este domingo se esperaba que un dobles de lujo formado por Nadal y Roger Federer se enfrentara a los estadounidenses John Isner y Jack Sock, pero el griego Stefanos Tsitsipas hubo de sustituir al español y perdió junto al suizo el duelo, que finalizó con un marcador de 5-7, 6-4 y 10-8.

El heleno, como el sábado le había pasado formando dobles con Nadal, no se coordinó bien con su insigne compañero de equipo y pareció poco acostumbrado al lenguaje de signos utilizado en este tipo de partidos por parejas.

El segundo encuentro del día, inicialmente pensado entre Nadal y el australiano Nick Kyrgios, fue un partido totalmente diferente entre el estadounidense Taylor Fritz y el austríaco Dominic Thiem, pero muy electrizante, en el que el primero sorprendió al número cinco mundial y se impuso por 7-5, 6-7(3) y 10-5.

«Es una de las mejores victorias de carrera, y significa aún mucho más cuando estás jugando para otros», admitió Fritz al término de su costosa victoria frente a Thiem.

Tras esos dos partidos el equipo del Resto del Mundo lideraba el marcador por 7-11, aprovechando que en esta tercera jornada las victorias valían tres puntos, frente a dos del sábado y uno el viernes, un peculiar sistema de conteo que asegura que hasta el último día no haya ganador.

Con los europeos yendo por detrás del marcador por primera vez en tres años de torneo, tuvo que ser Federer, jugando en casa ante un público rendido a él en el pabellón de exposiciones Palexpo de Ginebra, quien lideró la recuperación europea, ganando un magnífico encuentro ante Isner en dos sets, por 6-4 y 7-6(3).

El norteamericano, experto en puntos de saque directo (logró 15 ante el suizo, actual número tres mundial) no se lo puso fácil a Federer, pero éste supo mantenerse frío en los momentos difíciles, también consiguió su ración de «aces» ante el norteamericano (12) e hizo valer sus galones y su condición de local.

La victoria del helvético dejaba el marcador en 10-11, por lo que el ganador de último partido, Zverev o Raonic, tendría el honor de dar el trofeo a su equipo, y la balanza se inclinó para el germano, que firmó un 6-4, 3-6 y 10-4 tras muchas tensiones y un gran juego de los dos contendientes.

Una excepcional volea de Zverev en el primer punto del tercer set, que como en todos los partidos del torneo se jugaba en modo desempate y a 10 puntos, allanó el camino para la victoria del alemán y el triunfo final de los europeos, ante la euforia de 17.000 espectadores ginebrinos.

El marcador final quedaba en 13-11, un resultado más igualado que en Praga 2017, cuando los europeos firmaron un 15-9, y en Chicago 2018, que finalizó con 13-8 otra vez para Europa.

La edición de 2019, como las anteriores, ha tenido como uno de los grandes alicientes el ver en los banquillos como capitanes tanto a McEnroe en Resto del Mundo como al sueco Bjorn Borg dirigiendo el equipo azul europeo, reviviendo así en cierta manera la rivalidad que ambos encarnaron en los años 70 y 80.

También ha servido para ver en buena amistad y aconsejándose mutuamente en los partidos a Nadal y Federer, aspirantes ambos a mejor tenista de la historia y sumando entre los dos la nada desdeñable cifra de 39 títulos de Grand Slam.

Junto a ellos han formado parte de la selección europea ganadora de esta edición los mencionados Thiem, Tsitsipas y Zverev, así como el italiano Fabio Fognini, el español Roberto Bautista como jugador suplente, y el retirado tenista sueco Thomas Enqvist como vicecapitán.

La edición de 2020 se disputará en Boston (Estados Unidos) y hoy mismo se confirmó que McEnroe y Borg seguirán siendo entonces los capitanes de los dos combinados en liza, mientras que los jugadores que habrá en sus banquillos se irán anunciando a lo largo del próximo año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.