Ocean Viking
EFE


El barco «Ocean Viking», de las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), ha pedido a Malta e Italia que le asignen un puerto seguro para desembarcar a las 218 personas que están a bordo después de cuatro operaciones de rescate en el Mediterráneo central.

Así lo informan hoy en sus redes sociales estas ONG, que señalan que Libia les ofreció el puerto de Khoms, una oferta que no han aceptado por no ser un destino seguro.

El barco efectuó anoche la última operación de rescate, de 36 personas, que se sumaron a los 182 que ya estaban a bordo, elevando la cifra hasta los 218 migrantes.

«Acabamos de rescatar a 36 personas que estaban en dificultades en una barca de madera en aguas internacionales. Esta operación ha estado coordinada con las autoridades marítimas maltesas», escribió anoche SOS Mediterranée en su cuenta de Twitter.

Un portavoz de las Fuerzas Armadas de Malta informó hoy de que el país se hará cargo de esos 36 rescatados en la última operación, porque esta tuvo lugar en la zona de búsqueda y rescate maltesa.

«Una patrullera de las FAM está en camino hacia el Ocean Viking para recoger a los 36 migrantes», señaló el portavoz, citado por el diario «Malta Independent».

Hace dos días, el Ocean Viking, con bandera noruega, había rescatado a otros 73 migrantes que iban a bordo de una barcaza superpoblada a unas 29 millas náuticas de la costa de Libia.

«Para mitigar el peligro» de acercarse con el barco a los náufragos, la tripulación tuvo que usar una balsa, señaló.

Antes de eso, otros 109 migrantes habían sido rescatados en otras dos operaciones mientras el barco espera que algún país europeo le autorice un puerto en el que atracar.

Mientras se producen estos rescates por parte de buques de ONG, continúan llegando por su cuenta migrantes a la isla italiana de Lampedusa (sur).

La pasada noche, una barcaza con 27 personas (15 hombres, 4 mujeres y 8 niños) arribó a la pequeña isla italiana. Hace dos días otra barcaza con 108 migrantes también consiguió llegar.

La isla ha recibido las últimas dos semanas a más de 600 migrantes y el centro de primera acogida está desbordado.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha pedido en Bruselas que los países europeos promuevan un mecanismo automático de redistribución de los migrantes que navegan por el Mediterráneo hacia Europa.

El próximo lunes 23 se reunirán en la capital maltesa, La Valeta, los ministros del Interior de Italia, Malta, Francia y Alemania para acordar este sistema, por el que Italia se quedaría con el 10 % de los migrantes que desembarquen en sus costas.

El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, que ayer se reunió en Roma con su homóloga italiana, Luciana Lamorgese, expresó el rechazo de España a este posible acuerdo porque solo afectaría a los migrantes rescatados en el Mediterráneo central por barcos de ONG.

«La política migratoria debe ser común porque los propios tratados de la UE así lo disponen», señaló el responsable español. Y añadió: «No podemos parcelar el Mediterráneo, ni quién rescata a los migrantes».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.