La ONG española Open Arms apeló hoy a un sentimiento de humanidad de los Gobiernos de la Unión Europea para que los 107 migrantes a bordo puedan desembarcar de inmediato en la isla italiana de Lampedusa (sur) y se ponga fin a 18 días de espera en el Mediterráneo.

«Todas estas personas tienen que ser desembarcadas en el puerto cercano más seguro que es ese de allí (Lampedusa), a 800 metros. ¿De verdad que después de 18 días vais a pedir que hagamos cinco días más de navegación, con lo que pueda suponer?», preguntó la jefa de la misión a bordo del Open Arms, Anabel Montes, en un vídeo publicado en las redes sociales.

«Hago un apelo a lo humano, a la humanidad de todos vosotros. No podemos estar cinco días más, tienen que bajar a tierra. Son personas», ha añadido.

La ONG espera desde hace 18 días una solución para los migrantes que están a bordo y que intentan llegar a Europa en busca de un futuro mejor.

La situación en cubierta es insostenible y la organización ya ha denunciado que los salvados tienen ataques de ansiedad, peleas e incluso la desesperación llevó el domingo a un grupo a tirarse por la borda para tratar de ganar a nado las costas de Lampedusa.

El Gobierno español de Pedro Sánchez ofreció ayer el puerto de Algeciras, en Cádiz, y después los de Palma y Mahón, en las Islas Baleares, para que la ONG española lleve allí a los rescatados y ponga fin a la espera.

Pero la tripulación del Open Arms argumenta que la situación crítica que se vive a bordo impide afrontar una travesía tan larga.

El presidente de Open Arms en Italia, Riccardo Gatti, propuso hoy que los 107 migrantes desembarquen en Lampedusa o sean transferidos a Catania (Sicilia) y de ahí trasladadas en avión a España.

«Para dar dignidad a los rescatados, podrían transferirlos a Catania y desde allí en avión llevarlos a Madrid. Alquilar un Boeing para 200 personas tiene un coste de 240 euros por pasajero», ha dicho a los periodistas congregados en el muelle de Lampedusa.

«La solución para el ‘Acquarius’ el año pasado, para un barco de la Guardia Costera, costó 250.000 euros, mientras que el gasto para el otro barco ni siquiera se ha conocido», ha añadido.

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, insiste en su negativa a autorizar el desembarco en Italia y dice que «ni los supuestos enfermos están enfermos, ni los menores (que desembarcaron el domingo) eran menores».

Para el líder ultraderechista no hay una emergencia a bordo y reitera que los italianos son «buenos cristianos, pero no tontos».

«¿Por qué todos los barcos españoles, franceses, alemanes, noruegos o ingleses vienen a Italia? ¿Por qué no van a España, donde son buenos y generosos y han abierto sus puertos? No, todos vienen a nosotros», ha dicho Salvini en una entrevista radiofónica con la empresa pública RAI.

Open Arms ha explicado en las redes sociales que está cuidando y dando refugio a estas 107 personas desde hace más de dos semanas y su prioridad sigue siendo «proteger sus derechos, porque son personas, no fichas de ajedrez, y necesitan asistencia inmediata».

Por su parte, la Comisión Europea (CE) pidió este lunes a los Estados miembros y a la ONG española que cooperen para permitir, lo antes posible, el desembarco de los migrantes e informó de que España ha solicitado que coordine su reubicación entre los países que ya se han ofrecido para acogerlos.

El Ejecutivo español reiteró en los últimos días que correspondía a Italia atender a los inmigrantes por tratarse del país con los puertos seguros más cercanos.

Hoy, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha instado a la Comisión a tomar una decisión sobre Italia por «saltarse las leyes» y mantener los puertos cerrados.

Open Arms ha informado de que desde septiembre de 2015 ha salvado unas 59.866 vidas, 32.573 en Lesbos (Grecia) y 27.293 en las operaciones en el Mediterráneo.

De forma paralela, el Ocean Viking, fletado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Méditerranée, también espera en aguas internacionales en el Mediterráneo con 356 migrantes a bordo a que las autoridades europeas le autoricen atracar en un puerto.

Y el servicio telefónico puesto a disposición de los migrantes que tratan de cruzar a Europa «Alarm Phone» alertó hoy de que el domingo un pescador socorrió a tres personas de un naufragio frente a las costas de Libia, en el que podrían haber muerto más de un centenar de personas, si bien matizó que aún no hay confirmación de la noticia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.