Las ratas proliferan en Palma:


Al acecho de restos de comida, las ratas emergen de las alcantarillas y merodean en torno a contenedores de basura, parques y desagües de Palma adueñándose de cuantos rincones encuentran a su paso proclives a la acumulación de desechos. Son varias las zonas cuyos vecinos han dado la voz de alarma ante la incómoda presencia de los roedores.

Uno de los últimos lugares que se han visto afectados por la invasión de estos animales es la calle Reyes Católicos. De hecho, no han hecho más que volver los problemas al edificio ubicado en el número 31 de esta frecuentada vía, si es que en algún momento llegaron a cesar.

En una zona marcada en el último año por las peleas, los gritos, la presencia de drogas e incluso los abusos sexuales, los vecinos han visto en las ratas un nuevo motivo para quejarse y llamar la atención de las instituciones.

Según ha manifestado una vecina a Crónica Balear, visiblemente intranquila ante una situación que se suma a la larga lista de incidentes que aquejan al edificio, un séquito de ratas “se paseaba a sus anchas” estos días por Reyes Católicos tras salir, todas ellas, de la problemática finca.

Así lo han presenciado varios de los residentes del lugar, que viven alterados por los contratiempos. La presencia de los roedores, responsables de la propagación de enfermedades como la salmonela o la leptospirosis, ha generado su inmediata aversión.

Se trata de una zona presa de los sobresaltos desde hace más de un año. A finales del pasado mes de marzo, un joven de 20 años y origen marroquí resultó herido grave tras sufrir una caída desde el tercer piso de un edificio abandonado y habitado por «okupas». La finca se encuentra situada en el número 29 de la misma calle.

Evitamos pasar por delante del edificio, nunca sabes lo que te puede ocurrir. Tengo miedo de que un día me caiga un mueble encima; es mejor cambiar de acera y no arriesgarse”, contaba apenas unos días después una vecina. La mujer relataba que vive sola junto a su hija al lado del edificio “okupa”.

Se extienden a S’Escorxador y la Plaza París

Las ratas también se han apoderado del parque próximo al Palma Arena y un vecino ya ha expresado su preocupación: «es insaluble, hay montones de basura enormes, mal olor, animales muertos y, sobre todo, ratas, pero no ratas normales: son ratas enormes«. «Es algo realmente asqueroso», lamenta.

S’Escorxador, la Plaza París, Son Gotleu, El Vivero o parte de Son Roca también se han visto afectadas en los últimos meses por la presencia de roedores.

E incluso las inmediaciones de la Plaza de España, donde un residente aseguraba, fotografías en mano, que cada noche decenas de ratas van y vienen de las alcantarillas a los contenedores para hacerse «con la cena mal desechada de algún vecino».

3 Comentarios

  1. Felicidades a los/las que se dedican a dar de comer a los gatos y romper asi la cadena alimentaria.
    Ciertamente es un detalle bonito y de buen corazón el alimentar a los animales pero desde siempre los gatos comen ratas y los perros corretean a los gatos.‍♂️‍♂️‍♂️.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.