Rahm y Sergio García entran con brillo al British de Royal Portrush
Reuters


La 148º edición del Abierto Británico comenzó este jueves con un inicio prometedor para el golf español, con Jon Rahm y Sergio García a dos golpes del primer líder, estadounidense J.B. Holmes, en el Royal Portrush de Irlanda del Norte, donde Tiger Woods y Rory McIlroy dieron la nota negativa entre los favoritos.

Rahm demostró las buenas sensaciones que traía al último ‘Grand Slam’ de la temporada. Las dos victorias en el Abierto de Irlanda en tres años, la de 2017 a escasos 10 kilómetros de Portrush y otra hace dos semanas, convertían al vasco en una especie de favorito local. Rahm no defraudó y llegó a liderar el torneo en solitario.

Sin embargo, la buena línea se torció en los segundos nueve y terminó cediendo terreno. El de Barrika no falló un ‘green’ en los primeros nueve y metió cinco ‘birdies’, pero el día se hizo largo. La jornada estuvo acompañada por viento, lluvia y frío, con los que lidiar sin margen de error a cualquier despiste. En el 11 cayó el ‘bogey’ y, aunque lo recuperó en el 12, le tocó sufrir.

Con menos cinco se veía líder a falta de seis hoyos, pero entonces las salidas no acompañaron, o el segundo tiro a ‘green’, la corbata o el ‘bunker’. Rahm batalló sin librarse de dos ‘bogeys’, el último doloroso en el 18, mientras lamentaba su tramo final. Con todo, el vasco entra con buen pie, con su mejor vuelta en un ‘Open’.

En el turno matinal, Sergio García recordó su mejor versión en el ‘link’ norirlandés. El campeón del Masters en 2017 firmó 68 golpes, con unos sólidos segundos nueve, gracias a cuatro ‘birdies’ y un solo ‘bogey’. El de Borriol cumplió con el manual del campo, muy sólido desde el ‘tee’ para no meterse en líos con ‘bunkers’ o hierbajos.

El resto de españoles sufrió más, con Rafael Cabrera Bello pendiente de su inminente paternidad y más dos, igual que Adrian Otaegui, Adri Arnaus más cuatro, Jorge Campillo más cinco y Miguel Ángel Jiménez más 11. La atractiva baza de Rahm y Sergio tendrá que lidiar con la lluvia que se espera el viernes y con una apretada zona alta, con otros 11 jugadores empatados en menos 3. Holmes se alzó al liderato (-5) y Shane Lowry se quedó a un golpe (-4) desde la mañana.

El regreso del ‘British’ a Irlanda del Norte 68 años después se le atragantó pero bien al local McIlroy, quien se dejó un cuádruple ‘bogey’ en el primer hoyo del torneo. Al final terminó con más ocho, lejos de seguir incluso el fin de semana. Del mismo modo, Tiger Woods no estará en la pelea, incluso pendientes de una posible retirada, por un estreno complicado, mermado por molestias en la espalda.

El ‘Tigre’ avisaba de que no llegaba a tono, sin ritmo y encima con problemas físicos en las prácticas. Para eso no ayudaba el frío y la lluvia de la jornada, que le dejaba gestos de dolor, incapaz de encontrar el juego. El americano recordó sus malos tiempos más que a su júbilo como campeón del Masters, y celebró con rabia su único ‘birdie’ en el 15, en una tarjeta de más siete, su peor estreno en 21 Opens disputados.

El defensor del título Francesco Molinari lo tendrá complicado con tres sobre par, como los cinco de más que necesitó el campeón en 2013 Phil Mickelson. La alegría y el vídeo para la historia fue para el argentino Emiliano Grillo, que hizo un hoyo en uno en el 13 de Royal Portrush, el primero en el Abierto Británico desde la suerte del sudafricano Louis Oosthuizen en 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.