Denuncias que los procesos burocráticos retrasan las adopciones en Son Reus


Lili tiene 15 años y es la ocupante de la jaula número 32 del centro de Son Reus. Esta anciana perrita está enferma y ciega de los dos ojos, y fue abandonada. Lleva 37 días en la jaula y, a pesar de que tiene una persona interesada en adoptarla, la burocracia la mantiene encerrada porque, hasta que su legítimo dueño no renuncie a ella, no podrá marcharse con su nueva familia.

Según ha manifestado una joven a Crónica Balear, preocupada por esta y otras situaciones similares, se ha puesto en contacto con el ayuntamiento de Palma para tratar de acelerar el proceso. Según ha manifestado Cort, en este caso concreto se ha publicado el abandono del animal en el BOE, pero no será hasta el 31 de julio cuando la nueva familia pueda ir a recoger a Lili, que mientras tanto deberá permanecer en la jaula.

Según esta joven este problema se repite en todos los centros de acogida de animales municipales. En Andratx, por ejemplo se dio el caso de un perro cuyos dueños murieron. “La vecina quería adoptar a ese perro” explica consternada “pero como no había familiares de los difuntos que renunciaran a él, no ha podido hacerlo hasta pasado un mes. En estos casos con animales implicados la burocracia es muy injusta”.

1 Comentario

  1. A mi me sucedió igual.. 1 mes o 3 semanas para confirmarme si un animal podía adoptarse o no.. Ya lo dije en su momento.. Ellos cobran por perro, si la perrera esta llena tienen más subvención.. De ahí que el proceso burocrático es lento.. Es todo un negocio para ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.