Irene Montero
EP

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado este martes que el PSOE ha hecho a Unidas Podemos «propuestas razonables» y «respetuosas» para conformar un ejecutivo de coalición, y ha dado a entender que en la negociación ya habían aceptado que la portavoz parlamentaria ‘morada’, Irene Montero, tenga una vicepresidencia.

Según ha dicho en declaraciones a los periodistas en el Congreso, en las negociaciones para Podemos era relevante «que una persona importante en su liderazgo estuviera en un rango importante en el Gobierno, y fue aceptado».

Calvo ha relatado que los negociadores socialistas presentaron a Podemos el domingo por la noche una propuesta y que ella misma llamó al dirigente de Podemos Pablo Echenique el lunes por la mañana, antes del inicio del debate de investidura. Pero la respuesta de Echenique fue volver a posiciones «de dos días antes», volver a «empezar desde el principio», cuando en la negociación ya se habían «movido algo».

«Veinte minutos antes del inicio del discurso del presidente del Gobierno», ha remachado. Ese discurso de Pedro Sánchez al inicio del debate, con una sola alusión a la negociación con Podemos, pareció sorprender a los dirigentes ‘morados’.

Ahora, la vicepresidenta ha señalado que la propuesta sigue sobre la mesa y que su intención es seguir negociando hasta el último minuto para conseguir la investidura de Sánchez, pero no ha desvelado si está prevista alguna nueva reunión con los negociadores de Podemos. Según ha dicho, los socialistas están dispuestos a seguir negociando si sus interlocutores también lo están.

Junto al retroceso en las posiciones negociadoras por parte de Echenique, Calvo ha afirmado que en el PSOE «sorprendió» el discurso del secretario general del partido, Pablo Iglesias, y ha avisado de que colocó «en una posición más complicada la negociación». El PSOE, ha dicho, prefiere trabajar de manera «discreta, prudente y constructiva».

El hecho es que Iglesias desveló en el pleno que el PSOE se había negado a dar a los suyos competencias en Hacienda, Trabajo, Igualdad, Ciencia o Transición Ecológica. También advirtió de que Unidas Podemos no se dejaría «pisotear» ni entraría en un gobierno como «elemento decorativo».

«CON LOS SOCIALISTAS NO HAY POLÍTICAS DECORATIVAS»

Calvo no ha querido revelar qué ministerios ha ofrecido el PSOE a los ‘morados’ pero sí ha defendido que «cuando gobiernan los socialistas no hay políticas decorativas» ni «menores», aunque haya cuestiones de «diferente calado».

Sobre la mesa, ha dicho, están carteras con políticas «muy atractivas para las políticas sociales», para «el sello de la izquierda» y, a su juicio, «no menores» para las expectativas de Podemos y «muy aceptables para los perfiles de su proyecto político».

A su modo de ver, lo que hizo Iglesias el lunes por la tarde «ayudaba poco». Así, ha pedido «tranquilidad, respeto» y no crear elementos «que puedan entorpecer» con las declaraciones públicas.

La ‘número dos’ de Sánchez en el Gobierno ha defendido que están negociando «con la mejor voluntad posible» y con ánimo de conseguir algo «inédito» en España, un ejecutivo de coalición, con un socio con quien tienen posiciones «afines» en algunas cosas y «en las antípodas» en otras, incluidos los asuntos de Estado. Para ello, ha asegurado que han hecho «muchas propuestas que se han ido moviendo con el paso de las horas».

NEGOCIAR «EN LA REALIDAD»

Además, ha remarcado que negociar es «estar siempre medio contentos y medio tristes» y «que no haya vencedores ni vencidos», pero que todos se comprometan después a cumplir lo negociado. Negociar, ha dicho también, es «estar en la realidad», porque un acuerdo con Unidas Podemos no garantiza al PSOE la mayoría absoluta en el Congreso y Sánchez no necesita solo «salvar» la investidura, sino conseguir mayorías todas las semanas.

Calvo ha reconocido que los socialistas están «preocupados», porque los españoles están esperando tener un Gobierno. Incluso ha argumentado que es «un asunto mayor» que ciudadanos vean que «el sistema funciona».

La vicepresidenta en funciones también ha pedido que no se malinterprete la propuesta de Sánchez de reformar el artículo 99 de la Constitución para facilitar que haya Gobierno cuando no hay acuerdos para una mayoría absoluta, porque a él «no le alcanzaría, ni le beneficiaría ni le perjudicaría». A su juicio, la propuesta «conviene a todo el sistema» porque hoy en día la Constitución no tiene previstas «situaciones de bloqueo» y se trata de que se puedan resolver en el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.