El rey Salmán de Arabia Saudí
Reuters

El rey Salmán de Arabia Saudí ha aprobado la presencia de militares estadounidenses en el país para “preservar la paz” en la región, en medio del aumento de las tensiones con Irán.

Fuentes del Ministerio de Defensa saudí citadas por la agencia estatal de noticias, SPA, han señalado que la decisión “se enmarca en los esfuerzos para fortalecer la seguridad y la estabilidad regional” y ha sido tomada “a raíz de la cooperación conjunta” entre ambos países.

Asimismo, han subrayado que el monarca “ha aprobado acoger a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en el país para incrementar la seguridad conjunta en materia de defensa de la seguridad y estabilidad regional y para preservar su paz”.

El anuncio de Riad ha llegado apenas un día después de que la cadena de televisión estadounidense CNN informara de que Washington se estaba preparando para enviar a cientos de militares al país árabe, en el marco de sus refuerzos en la zona.

Fuentes del Pentágono citadas por esta cadena indicaron que el plan contempla el despliegue de 500 militares en la base aérea Príncipe Sultán, situada en una zona desértica al este de la capital del país.

En este sentido, indicó que un destacamento se encuentra ya en el lugar llevando a cabo los preparativos para la instalación de una batería del sistema antiaéreo Patriot, así como para mejorar la pista de despegue y las instalaciones.

El despliegue de militares estadounidenses en territorio saudí es un tema sensible dentro del país, profundamente religioso y conservador, cuna de las dos ciudades más sagradas del Islam: La Meca y Medina.

La confirmación por parte de Arabia Saudí llega además en un momento de grandes tensiones en la región, incrementadas a raíz de la decisión de Washington de salirse en 2018 del acuerdo nuclear firmado en 2015 con Irán y reimponer sanciones a Teherán.

El Gobierno de Irán ha anunciado que se desvinculará progresivamente del acuerdo y anunciará nuevas medidas cada 60 días si Europa no toma “nuevas iniciativas” para garantizar la plena reincorporación de la República Islámica a los mercados internacionales.

Así, el 8 de julio dijo que ha empezado a enriquecer uranio por encima del 3,67 por ciento fijado por el acuerdo nuclear firmado y resaltó que llegar al 20 por ciento es una opción. Sin embargo, es un porcentaje que dista mucho del 90 por ciento exigido para fabricar armas nucleares.

Teherán subraya que estas medidas no suponen un incumplimiento del acuerdo, ya que lo consideran legítimo desde el momento en el que una de las partes –en este caso Estados Unidos– se retiró unilateralmente hace más de un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.