Los vecinos de Costa d’en Blanes sufren una invasión de cabras

Los vecinos de Costa d’en Blanes sufren, desde hace años, una peculiar y molesta invasión: cabras asilvestradas que bajan de la montaña cada verano porque se quedan sin alimento ni agua.

Una vecina que vive en Costa d’en Blanes desde hace más de veinte años. Se ha puesto en contacto con Crónica Balear para explicarnos esta situación que, asegura, lejos de ser bucólica, representa continuos quebraderos de cabeza para los vecinos. «Las cabras asilvestradas llegan a la urbanización en busca de agua y comida» explica «antes solían bajar sobre el mes de junio, pero este año las hemos empezado a sufrir en mayo».

Por lo visto los animales, acuciados por el hambre y la sed, bajan a la urbanización a buscar comida. Pasean por las calles, se meten en las casas, destrozan todo a su paso… se las ha visto y fotografiado subidas a los tejados. «Son ejemplares de 100 kilos o más, vienen en grupos de ocho o diez, se meten en los jardines y arrasan con todas las plantas… ya no se puede tener nada, ni hibiscus, ni buganvilias… tanto dinero y esfuerzo gastados en cuidar un jardín para que acabe de pasto de estos animales».

A su paso no sólo dejan vallas caídas o elementos de jardín destrozados. A los niños no se les permite salir solos a jardines y a terrazas por miedo de la presencia de estos grandes animales.

«No puedes estar tranquilo en ningún sitio, a la que te despistas, ahí están» dice la afectada «entraron hace una semana en casa de mi madre y ella, del susto, se cayó al suelo».

«CADA VEZ SE ACERCAN MÁS A LA AUTOPISTA, AL FINAL HABRÁ UNA DESGRACIA»

Toda la zona está rodeada por cotos de caza, pero de alguna manera estos animales no son presa para los cazadores. Los vecinos han intentado subir las murallas de sus propiedades, o reforzar las vallas, pero todo ha sido en vano. «El peligro» explica la vecina «es que son tantas y está tan descontrolada su reproducción, que cada vez vienen más, y cada vez se acercan más a la autopista, y algún día habrá una desgracia».

Además «dejan excrementos y orines por todo, todo está sucio y huele muy mal, y nosotros pagamos nuestros buenos impuestos al ayuntamiento de Calviá como para estar sufriendo esta situación».

NI CONSELL DE MALLORCA NI AYUNTAMIENTO DE CALVIÁ APORTAN SOLUCIONES

El ayuntamiento prometió vallar la zona y reforzarla para que los animales no llegaran hasta Costa d’en Blanes, pero esa promesa no se ha cumplido.

Esta situación también ha sido denunciada a la consellería de Medio Ambiente del Consell de Mallorca. «El 1 de mayo técnicos del departamento de medio ambiente del Consell Insular estuvieron en mi casa y las vieron, pero desde entonces no han hecho nada. Ahora resulta que tras las elecciones ha cambiado el gobierno del Consell, y según me han dicho, habrá que empezar de cero otra vez».

La afectada tiene informes de la institución insular de este y de varios años atrás, así como de la regiduría del ayuntamiento de Calviá. Pero nadie pone solución al problema. «Ahora nos  dicen que hablarán con Natura Park para que se las lleve, pero no creemos que puedan hacerlo, hay centenares… yo no quiero que las maten, pero alguna solución habrá que poner, de momento nadie hace nada y el tiempo sigue pasando»

4 Comentarios

  1. Las cabras están sufriendo la invasión de su territorio, recordemos que este mundo lo compartimos con otros seres vivos. No quieren sus chalets en medio de la montaña, pues ahí están sus vecinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.