Grenfell
Reuters


Los defectos en los productos fabricados por empresas estadounidenses se quemaron y alimentaron el incendio de 2017 en la Torre Grenfell de Londres, en el que murieron 72 personas, según una demanda presentada en Filadelfia este martes en nombre de las víctimas y los familiares de los fallecidos.

La demanda de 420 páginas exige un juicio con jurado que no ha especificado la cantidad de compensación que busca.

Los abogados de los demandantes han señalado que el caso representa una de las cifras más altas de demandas individuales por muerte injusta y lesiones personales que se hayan presentado en una única demanda por un incidente.

La demanda afirma que las piezas de plástico inflamables en una nevera del fabricante de electrodomésticos estadounidense Whirlpool Corp avivaron las llamas, que se propagaron rápidamente con materiales altamente combustibles en el aislamiento y el revestimiento exterior de diseño estadounidense que cubría la estructura.

Los materiales «convirtieron la Torre Grenfell en un cilindro de fuego», ha subrayado Jeffrey Goodman, abogado de uno de los dos bufetes de abogados que han presentado el caso.

Además de Whirlpool, con sede en Michigan, la demanda también nombra al proveedor Arconic Inc, con sede en Pittsburgh, y del fabricante de aislamientos Celotex Corp, filial estadounidense de la multinacional francesa Saint-Gobain, con sede en Filadelfia.

«Este caso se presenta en Estados Unidos para responsabilizar a las corporaciones estadounidenses por la devastación y la tragedia que causaron», ha afirmado Goodman en una rueda de prensa.

INVESTIGACIONES BRITÁNICAS

Dos de las empresas, Whirlpool y Arconic, han emitido declaraciones expresando su «más profunda compasión» hacia las víctimas del incendio y ambas han señalado que están cooperando con las investigaciones de las autoridades británicas sobre la tragedia.

Whirlpool ha detallado a los propietarios de sus productos «que son seguros y que pueden seguir usándolos normalmente» y ha destacado que una investigación propia y la realizada por los británicos «no halló pruebas de ningún fallo» en el modelo de frigorífico en cuestión.

Por su parte, Arconic ha manifestado que «responderá a ese litigio en los tribunales».

Los expertos en seguridad contra incendios descubrieron que el incendio que comenzó en el cuarto piso del edificio de 24 plantas el 14 de junio de 2017, quemó el revestimiento exterior y subió la fachada de la estructura hasta el piso superior en menos de media hora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.