El gasto en renta mínima per cápita de Baleares se sitúa por debajo de la media del conjunto de Comunidades Autónomas, según se desprende de un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que ha avisado de la disparidad regional en el sistema de ingresos mínimos en España.

En el estudio, que se ha presentado este miércoles 26 de junio, la AIReF analiza una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que, en febrero de 2017 y a propuesta de UGT y CCOO, tomó en consideración el Parlamento de España para establecer una prestación de ingresos mínimos.

El estudio concluye que en España existe un sistema de ingresos mínimos fraccionado y que presenta disparidades territoriales, puesto que las rentas mínimas de las CCAA son el único instrumento no categórico que ofrece protección frente al riesgo general de pobreza.

De hecho, las únicas comunidades que superan la media del conjunto autonómico son País Vasco, Navarra y Asturias.

Adicionalmente, se observan «niveles reducidos de eficacia en términos de redistribución, lo que también implica poca efectividad a la hora de reducir las tasas de pobreza», y la Airef constata «que este sistema implica un desincentivo a la participación en el mercado laboral, que se mitiga en aquellos casos que permiten compatibilizar prestación y empleo».

PROPUESTA DE RENTA MÍNIMA DE LA AUTORIDAD FISCAL

Según la Airef, la tasa de pobreza severa en España se reduciría de un 6,9% a un 2,7% con su propuesta de renta mínima estatal. En la actualidad, España tiene la segunda mayor tasa de pobreza severa de la Unión Europea, solo por detrás de Rumanía.

Para la Airef, la propuesta de los sindicatos presenta un «elevado coste» fiscal (entre 7.200 y 9.800 millones de euros) en relación con la reducción de pobreza severa que sería del 27,6% y con el número de hogares a los que alcanzaría (1,1 millones). La tasa de pobreza severa se reduciría hasta un 5% pero seguiría por encima de la media de la Unión Europea (3,5%).

A partir de estas conclusiones, la Airef plantea dos propuestas que tendrían un menor coste fiscal, de 3.500 millones de euros –teniendo en cuenta el ahorro de 2.000 millones por la supresión de otras prestaciones nacionales y autonómicas–, que reducirían en mayor medida la pobreza severa, hasta un 60,4%, y que llegarían a 1,8 millones de hogares.

En concreto, la Airef plantea dos opciones, con distintos tramos de renta. En la primera propuesta se recibiría una prestación del 80% del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) para el tramo de renta más bajo y un complemento por hijo a cargo (con un máximo de tres hijos) de 1.200 euros al año para ambos tramos.

En la segunda opción, la ayuda sería desde el 10% hasta el 80% del IPREM para el tramo de renta más bajo, a lo que se añade un complemento por hijo de 1.680 euros anuales para el tramo más bajo y de 1.200 euros para el segundo tramo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.