Durísimo episodio el vivido ayer por varios técnicos de ambulancia que acudieron a un aviso en el barrio de Son Cladera, en la calle Cala Pí. En total, cinco técnicos se vieron obligados a encerrarse en sus vehículos para evitar ser golpeados por un hombre, de nacionalidad española y mediana edad, al que habían atendido por convulsiones.

El incidente se produjo sobre las 21:45 horas de la noche del domingo, tras un aviso en la central en el que se alertaba de un varón sufriendo convulsiones en su domicilio. Un equipo del 061, formado por dos técnicos en una ambulancia de Soporte Vital Básico, acudió al lugar y localizó al hombre semiinconsciente. Al tratar de reanimarle, el paciente comenzó a recuperar la conciencia y a ponerse agresivo.

Cinco técnicos se vieron obligados a encerrarse en sus vehículos para evitar ser golpeados por un hombre al que habían atendido por convulsiones

En un momento dado, el hombre empezó a increparles e insultarles violentamente mientras el personal de la ambulancia trataba de tranquilizarle y daba aviso a los compañeros de Soporte Vital Avanzado; además de activar a la policía, ya que ambos técnicos temían por su seguridad. La tensión fue in crescendo, más aún cuando el paciente escuchó a uno de ellos avisar sobre su agresividad. En ese momento, perdió el control totalmente y mediante gritos se acercó a la ventana con ademán de lanzarse al vacío. 

El equipo, que ya había activado varias veces el llamado botón del pánico para solicitar el apoyo policial, trató de sostenerle cuando el hombre intentó agredir a la técnico y a su compañero. En un momento dado, la madre del paciente, que se encontraba muy nerviosa, recibió un empujón por parte de su hijo y éste fue a empujar, acto seguido, al técnico; que se defendió y aprovechó el momento para escapar del domicilio junto a su compañera.

Cuando el paciente escuchó a uno de los técnicos avisar sobre su agresividad, perdió el control y se acercó a la ventana con intención de arrojarse al vacío

Ya en la calle, se reunieron con los compañeros de la ambulancia de Soporte Vital Avanzado que acababa de llegar y mientras estaban explicándoles la situación, oyeron gritos por la escalera. Decidieron meterse rápidamente en sus vehículos, preocupados por su integridad. El hombre, muy corpulento, casi engancha a uno de los técnicos, que consiguió cerrar la puerta a tiempo a pesar de los nervios. Viendo que no podía acceder a ellos, comenzó a destrozar la ambulancia, pegándole patadas y puñetazos y dañando el parabrisas y el retrovisor.

Poco después, al calmarse mínimamente la situación, ambos vehículos emprendieron la marcha y se alejaron una manzana del lugar, donde encontraron a una patrulla de la Policía Nacional. Las fuerzas de seguridad se dirigieron al domicilio para reducir al hombre, que fue trasladado al Hospital de Son Espases por las heridas que se había causado.

Los técnicos de ambulancias demandan apoyo y medidas de seguridad realmente efectivas para evitar ser agredidos al desarrollar su trabajo

Desgraciadamente, en los últimos meses, se han producido decenas de agresiones al personal de ambulancia, que se siente «totalmente desprotegido». Demandan apoyo policial y medidas de seguridad realmente efectivas; ya que «nunca sabes lo que te vas a encontrar cuando acudes a un servicio; ayer pasamos mucho miedo, pensamos que nos mataban», explica uno de los técnicos, víctima de esta última agresión.

En el pasado mes de marzo, otra técnico recibió, en el mismo barrio, un fuerte golpe en el hombro y un escupitajo del paciente al que estaba atendiendo. Un mes antes, otros dos técnicos recibieron diversos empujones en el interior de su ambulancia, propinados por el paciente que se encontraba en el interior.

Los trabajadores víctima de esta última agresión han interpuesto la denuncia correspondiente ante la Policía Nacional

El sector ya no puede más y solicita medidas urgentes para reconducir esta situación, extremadamente grave, a la hora de desarrollar su trabajo. Este último equipo agredido procedió, en la noche de ayer, a interponer la pertinente denuncia ante la Policía Nacional aunque lamentan que no se pueda hacer mucho más. «No puede ser que pongas en peligro tu vida al intentar proteger la de los demás; siempre anteponemos la urgencia del paciente a nuestra seguridad pero después de vivir algo así, voy a pensármelo muy mucho antes de meterme en un domicilio en el que corra peligro; y si tengo que aplazar la ayuda hasta que llegue la policía, lo haré», explica afectado uno de los técnicos. Solicitan que la administración tome medidas urgentes para evitar estos incidentes.

10 Comentarios

  1. Políticas de izquierda.
    1- Salud gratis para todo el mundo (independientemente de si son criminales, violentos, ilegales, etc)
    2- Denegrir a las fuerzas de seguridad quitándoles poder e importancia. Hay que apostar por la seguridad creando mas puestos de trabajo
    3- Política de soltar a la calle a la gran mayoría de los «criminales» porque cualquiera se puede rehabilitar.
    Mis preguntas para los señores del actual Gobierno son:
    1- ¿La madre de este individuo vive segura y protegida?
    2- ¿Porque no garantiza una respuesta el botón de pánico del equipo de asistencia?
    3- ¿Donde esta este individuo ahora?

    • Claro… esa es la solución…
      ¿Y cuando te ataquen a ti 6 tíos y tu no sepas defenderte de los 6 cual es la excusa?
      ¿Tienes que entrenar mas?
      Vaya comentario… todos tenemos que ser RAMBO para poder realizar nuestros trabajos en seguridad.

  2. Este no es solo un problema de Baleares, es un problema a nivel nacional. Personalmente ya he llegado al punto que si llego al domicilio y no está la policía me desplazo a otra calle hasta su llegada y yo estoy trabajando en otra comunidad autónoma. Si los juzgados empiezan a tratar estos temas como atentado contra la autoridad, a imponer buenas multas, servicios sociales y sobre todo, educamos a la población a lo mejor conseguimos alguna cosa. Todo esto sumado a EPI adecuados para estas situaciones como chalecos anticorte, formación en defensa personal y que evidentemente se nos permita utilizar dichos conocimientos, también iríamos mejor.

  3. Agresión a personal sanitario = retirada de la tarjeta sanitaria y a pasar por caja en caso de requerir atención médica.

  4. Luego su abogado de turno alegará enajenación mental y que no llegó a provocar lesiones, sólo daños materiales, y a la calle en 10 min. Y a esperar a la próxima agresión.

  5. La policía está igualmente bajo mínimos, podemos dar gracias a la nefasta gestión y coordinación por parte del director general de interior en Baleares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.