El cuarto juicio por un triple asesinato cometido en Florida en 1994 libró este miércoles al hispano-estadounidense Pablo Ibar de la pena de muerte que enfrentó durante 16 años, pero lo condenó a cadena perpetua tras ser hallado en enero pasado culpable de ese crimen.

Fue un largo y «duro» proceso para Ibar, su familia y su defensa, que terminó este miércoles en llanto, alegría y abrazos entre todos ellos en una corte abarrotada en Fort Lauderdale, al norte de Miami, luego de que el jurado no alcanzará acuerdo unánime sobre la pena de muerte y recomendara la cadena perpetua.

«Es la primera vez que hemos salido aquí en algo victorioso», expresó a Efe el padre del condenado, Cándido Ibar.

«El juicio no salió bien, porque salió culpable, pero por lo menos la sentencia salió a favor. Por lo menos no es pena de muerte», manifestó con alegría.

Ibar, de 47 años, esperó tenso la sentencia, luego de ser hallado culpable en enero pasado, y respiró profundo cuando el juez Dennis Bailey leyó la decisión del jurado que escogió la cadena perpetua.

«Esto no es lo que queríamos en el principio, pero esto es al menos vida, y eso es algo que celebrar, algo para estar feliz», manifestó entre el llanto su esposa, Tanya Ibar.

Indicó que se sentía feliz que «nunca» tendrá que regresar de nuevo «al corredor de la muerte» ni llevar a sus dos hijos, de 7 y 12 años, a una prisión de alta seguridad en el norte de Florida.

«Estoy muy agradecida con el jurado, en su decisión de tener compasión y piedad por nosotros, estoy muy agradecida», enfatizó a la salida de la sala.

«Estamos celebrando hoy, pero que hay un vacío porque él aún está en prisión de por vida», manifestó a Efe Joe Nascimento, uno de los abogados de Ibar y quien dijo que presentará de inmediato una moción de cara a un nuevo juicio.

Señaló, no obstante, que cree que va a ser denegada, y por ello emprenderán «los pasos de la apelación, que va a durar años».

Durante la lectura de la sentencia a cargo del juez Bailey una amplia sonrisa de Cándido no se hizo esperar ni tampoco el llanto de Tanya y sus hermana y los abrazos entre toda la familia, que rindió testimonio esta semana para salvarle la vida a Pablo Ibar.

Entre tanto, con silencio recibieron el resultado los familiares de las víctimas, Casimir Sucharski, Marie Rogers y Sharon, a las que se acercó el fiscal Chuck Morton, quien volvió a pedir la pena de muerte.

El jurado del juicio, en su mayoría mujeres, no logró la unanimidad que se requiere en Florida para la pena de muerte y sentenció a Ibar a pasar en prisión por el resto de su vida.

Joe Nascimento explicó a Efe que la Fiscalía ganó al exponer los factores agravantes del crimen, la defensa también ganó al mostrar los atenuantes, que los primeros pesaron sobre los segundos, sin embargo hubo «piedad» en el jurado y que cree que «más de uno» salvó la vida de su cliente.

«Todos ellos ejercieron el derecho de decir no a la pena de muerte, esto es algo que todos deberíamos tener en la cabeza», agregó.

El abogado dijo que aún no sabe a qué prisión será enviado Ibar, quien permanecerá alrededor de una semana en el condado de Broward, donde se asienta Fort Lauderdale. Después será llevado unos tres o cuatro meses al The South Florida Reception Center, en la ciudad de Doral, aledaña a Miami, para después ser ubicado en alguna cárcel estatal.

En ese sentido, el padre de Ibar dijo a Efe que el Consulado de España ha solicitado a la Corte Suprema de Florida enviarlo a una prisión cercana a su familia, en el sur del estado.

La familia de Ibar agradeció a los españoles por el apoyo a Ibar. «Tenemos mucho agradecimientos a la gente de España, sin ellos esto no hubiera sido posible», dijo a Efe Tanya.

El cónsul de España en Miami, Cándido Creis, que estuvo presente en la audiencia, dijo a Efe que desde hace muchos años la sede diplomática «hace un seguimiento constante» al proceso judicial y apoya a Ibar y a su familia.

Este es el cuarto juicio que enfrentó Ibar después de que en 2016 la Corte Suprema de Florida ordenara repetir el juicio de 2000, en el que había sido condenado a muerte, al considerar que la pruebas fueron débiles y escasas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.