Santiago Abascal
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante el acto electoral que han celebrado esta tarde en la Plaza de San Jorge de Cáceres. EFE


El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha arremetido este sábado contra la «demonización y estigmatización» del «todos contra Vox» que, a su juicio, «lleva a la violencia», y ha señalado que existen dos bloques: uno donde están el resto de formaciones políticas y otro donde está su partido.

Abascal ha participado esta noche en un acto de campaña en Cáceres junto con candidatos locales y autonómicos de su partido -entre ellos el aspirante a presidir la Junta de Extremadura, Juan Antonio Morales-, arropado por más de medio millar de simpatizantes en la plaza de San Jorge, en el casco histórico.

«Hay un bloque donde están todos, un consenso donde están todos, y Vox está enfrente para desafiar a la corrección política, al consenso progre y socialdemócrata que caracteriza a los demás partidos», ha expuesto el líder de la formación.
Así, ha dicho que no existen los bloques del «frente popular y el trifachito», sino que Vox está solo frente a los demás.

«Están debatiendo dónde se sienta Vox y diciendo que ningún grupo quiere sentarse al lado; pues que no se sienten y nos dejen el Congreso para nosotros», ha espetado.
A su juicio, la «demonización» de su partido lleva a la violencia, algo que se ha visto, ha apuntado, en Murcia, donde un «montón de encapuchados con la hoz y el martillo gritaban Ortega Lara vuelve a la cárcel», en Andalucía con «la alerta antifascista de Pablo Iglesias», así como en distintas agresiones en carpas y actos de propaganda «a lo largo de toda España».

En este sentido, ha dicho que esto «pasa desapercibido, se tolera y además se silencia», y se ha producido con la «complicidad, el silencio y el desamparo» de la Junta Electoral Central y con la «insolidaridad» de los grupos políticos que «supuestamente están mas cerca, pero que no están cerca y les molestamos».

Por ello, ha afirmado que la Junta Electoral está «impidiendo» que Vox pueda hacer campaña electoral «como el resto de los partidos políticos y está tolerando que se cometan delitos electorales».

«Parece que tenemos que aceptar que en campaña pueda haber unos cientos de personas fuera de un acto público, muchos de ellos encapuchados, embotados lanzando consignas totalitarias y amenazas, y que tengamos que soportar estar separados de ellos por un cordón policial», ha expuesto.

A su juicio, lo que tenía que hacer la Policía es «cargar y recibir la orden, que es lo que no reciben, para disolver esas manifestaciones totalitarias que quieren impedir nuestra libertad, la democracia y que lleguemos a muchísimas personas».

Para Abascal el problema es «la degradación moral de los viejos partidos, que están dispuestos a elegir a Otegui antes que a José Antonio Ortega Lara, por eso -ha insistido- me atrevo a decir bien alto que Vox está solo frente a todos ellos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.