Tiger Woods
Reuters


El golfista estadounidense Tiger Woods conquistó este domingo el Masters, su primer ‘major’ en 11 años y su quinta chaqueta verde 14 años después de la última que ganó en 2005, para reavivar su leyenda hasta su 15º ‘Grand Slam’, después de una última jornada en el recorrido de Augusta National en la culminó su histórico regreso.

‘El Tigre’ comenzaba la última jornada a dos golpes del italiano Francesco Molinari, pero en medio de la tremenda puja que vivió el primer ‘grande’ de la temporada hasta el domingo, el californiano no encontró rival. A falta de tres hoyos asaltó el liderato, que defendió hasta retomar la carrera de ‘grandes’ con Jack Nicklaus (18). El español Jon Rahm terminó en el ‘Top 10’ y Rafael Cabrera Bello firmó una digna despedida como 36º.

La excitación ha ido ‘in crescendo’ desde que el californiano volviera a los campos a finales de 2017, sin dolor, tras la agonía de las lesiones y las múltiples operaciones de espalda. Para entonces había tocado fondo, con la detención en mayo cuando conducía bajo el efecto de varios medicamentos. Un suplicio que dejó atrás cuando saltó al campo de Albany Golf Course y volvió a sentir el golf.

El talento afloró casi solo y en 2018 pasó a estar en la pelea por torneos, incluso en los ‘grandes’, donde tuvo opciones en el ‘British’ y el Campeonato de la PGA. Finalmente volvió a ganar cinco años después en la final del Circuito de la PGA. Libre de dolor y con el ojo del tigre, Woods resucitó este domingo su leyenda. “Me levantaré a las 3:45 y estaré preparado”, dijo tras el sábado.

La previsión de mal tiempo adelantó la jornada decisiva, que se jugó de tres en tres. Tiger compartió duelo estelar con Tony Finau y un Molinari que ya cortó las alas al americano en ‘The Open’. El italiano, golfista de moda el año pasado, cedió ‘doble-bogey’ en los hoyos 12 y 15. El arroyo del 12, el Rae’s Creek que tantas chaquetas ha arrebatado, fulminó también a Brooks Koepka y Ian Poulter.

Como el resto de la semana, nombres importantes daban lustro y emoción al desenlace. Por detrás apretaron Dustin Johnson, Jason Day, Rickie Fowler y Webb Simpson, como también buscó Rahm. El español hizo su mejor vuelta con 64 golpes, para un total de menos 10 y un noveno puesto empatado, testigo del retorno de un Tiger que arrancó en los segundos nueve para llegar tranquilo al 18.

El californiano volvió a ceder el ‘bogey’ en el hoyo 5, pero tras ocho hoyos ya miraba a un golpe a Molinari. Los ‘birdies’ en el 13, 15 y 16 pusieron arriba a un Tiger que enfiló sin pestañear la recta final hacia su quinta Chaqueta con menos 13 y opción de dos ‘putts’ en el 18. A un golpe quedaron Johnson, Xander Schauffele y Koepka.

‘El Tigre’ apunta a Nicklaus, dueño de seis Masters y, sobre todo, 18 ‘grandes’, una carrera de nuevo abierta. De momento, la película de Woods recupera los tiempos gloriosos, ganando como hiciera José María Olazabal hace 20 años cuando pensaba que el dolor le vencía, hacia un desenlace al que nadie se atreverá a poner número final. “No sé lo que hice, sólo grité, significa todo para mí. El año pasado tuve suerte solo por poder jugar”, dijo antes de vestir de verde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.